Se conocen en el trabajo y tras hacerse amigas comprueban que son hermanas biológicas

Julia Tinetti de 31 años y Cassandra Madison de 32 años trabajaban en el bar Russian Lady en New Haven, Connecticut, lugar que les permitió crear una hermosa amistad y descubrir algo que cambió por completo sus vidas.

Más que amigas terminaron siendo hermanas, pero no bajo ese concepto que se tiene al mejor amigo que lo hacemos familia y lo tratamos como el hermano que nos regaló la vida. Ellas descubrieron que literalmente eran hermanas biológicas.

Se conocieron en un bar en el 2013.

Todo comenzó cuando un día ambas mujeres estaban en el bar, Cassandra notó que Julia tenía una bandera de Republica Dominicana tatuada en el brazo, emocionada, le comentó que ella también era dominicana.

Entre la emoción de compartir nacionalidad y estar trabajando en el mismo lugar surgió una amena conversa que dio paso a una hermosa amistad. A través de su cuenta Facebook, Cassandra comentó:

Nos convertimos en amigas, empezamos a combinar la ropa, diciéndoles a todas que ‘somos hermanas’. Después de un tiempo estábamos muy unidas. Comenzamos a salir, a comer, a tomar algo. Incluso empezamos a vestirnos igual. Pensé que era genial. Nos llevamos bien de inmediato, fue muy natural”.

Ambas mujeres habían sido adoptadas y esto de alguna manera fortaleció más el vínculo que estaban creando. Ya no eran solo compañeras de trabajo, o amigas, se trataban como hermanas sin saber que en realidad lo eran.

Su parecido era tan increíble que un día decidieron comparar los papeles de adopción, pero no coincidieron. Julia comentó:

“Los papeles decían que éramos de dos ciudades diferentes, con apellidos diferentes. También los nombres de nuestras madres en los papeles decían que eran diferentes”.

A pesar de que los papeles no demostraban que eran hermanas, tanto Julia como Cassandra sentían una conexión especial por lo que decidieron continuar con la búsqueda aunque en diferentes ciudades, Cassandra tuvo que mudarse a Virginia Beach y mantuvo el contacto con Julia a través de las redes.

No fue sino hasta en el 2018 que se volvieron a unir después de que la madre adoptiva de Cassandra le regala una un kit de pruebas genéticas de ADN para Navidad, de esta manera confirmaron que eran hermanas biológicas, algo que fortaleció aún más la relación.

Julia nació en 1988 y Cassandra en 1989.

El mismo año que confirmaron que eran hermanas, Cassandra decidió viajar a República Dominicana con la intención de tener algunas respuestas. Finalmente conoció a sus padres biológicos y hermanos biológicos.

Cassandra fue directa, preguntó si habían dado en adopción a otro bebé. El padre le respondió que había sido un tiempo muy difícil y que no le gustaba hablar de eso.

Con el Kit encontraron a más personas relacionadas sanguíneamente.

Aunque la prueba del kit ya les había dado una respuesta, Julia y Cassandra decidieron hacer una prueba de ADN, ambas eran hermanas e hijas de los mismos padres. Ellas fueron las únicas dadas en adopción de nueve hijos que tuvieron sus padres.

El resto de la familia vive en República Dominicana. Aunque Cassandra estaba más decidida a buscar respuestas, Julia por su parte, fue un poco más discreta, al respecto comentó:

“Todavía estoy procesando la magnitud de la situación. Este es el tipo de cosas que ves en la televisión. Encontrar a mi familia biológica simplemente no era una opción para mí. Crecí con una gran familia, así que simplemente lo dejé así”.

Aunque ambas tomaron posturas diferentes con respecto a contactar al resto de la familia biológica, están felices de saber que son hermanas, lo importante es que tienen una larga vida por delante para conocerse y crear nuevas historias llenas de complicidad y aventuras.

Sin duda en este mundo todo es posible. No te vayas sin antes compartir esta historia en tus redes. Comparte y déjanos saber tu opinión.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!