Sale a la luz la aterradora información que Ana Julia sacó de su ordenador para evitar sospechas

Ana Julia Quezada habría planeado con antelación el atroz crimen que cometió para quitarle la vida a Gabriel Cruz, un niño de 8 años, hijo de su pareja.

Finalmente, el 27 de febrero lo raptó a las 15:30 horas cuando salió de la casa de su abuela paterna a la de unos primos con quienes jugaba habitualmente y que vivían a 100 metros de distancia en Las Hortichuelas, Almería.

La asesina confesa, lo trasladó en su coche a la finca de la familia en Rodalquilar y allí lo habría matado una hora después tras golpearlo en la cabeza con un hacha y asfixiarlo.

Después, enterró en cuerpo en un hoyo que había cavado previamente con una pala y se dirigió a la casa de la madre de su pareja Ángel Cruz donde ocultó la ropa que tenía Gabriel.

Eran aproximadamente las 18:30 de la tarde cuando la familia comienza a buscar a Gabriel tras enterarse que no llegó a la casa de sus primos y desde entonces se inició un extraordinario operativo de búsqueda para encontrar al niño en el que participaron miles de funcionarios, miembros de los equipos más especializados de la guardia civil y miles de voluntarios que se sumaron a la “Operación Nemo”, nombrada así por la afición del pequeño a los peces y al mar.

Mientras eso sucedía, Ana Julia se mostraba desconsolada, lloraba y clamaba a los presuntos captores que devolvieran al niño. También transmitía mensajes de esperanza a la familia asegurando que lo iban a encontrar.

Días después, el 03 de marzo, Ana Julia encontró una camiseta que tenía Gabriel el día de su desaparición durante una de las batidas y se convirtió en sospechosa. Para los investigadores el foco principal era el entorno cercano al niño, así que los ojos se centraron en la pareja de su padre.

VER TAMBIÉN:  El estremecedor momento en el que una madre abandona a su bebé en la esquina de un parking

Hasta que el 11 de marzo, tras presionarla para forzar a que cometiera un error víctima de la ansiedad y el temor, la detuvieron mientras trasladaba el cuerpo de Gabriel en el maletero de su coche.

Ella habría colocado la camiseta para despistar, posteriormente pidieron a los familiares del niño los teléfonos móviles y ella aseguró haber extraviado el suyo en extrañas circunstancias.

Respondía con contradicciones que reforzaban la hipótesis de su implicación en la desaparición del niño. Cuando los agentes de la Guardia Civil le pidieron su ordenador ella alegó que no quería compartir la clave de acceso porque tenía fotos íntimas.

Finalmente, la Guardia Civil descubrió la información que Ana Julia trató de ocultar de su ordenador eliminándola para no ser descubierta.

Los investigadores encontraron una lista con información sobre las 10 plantas más venenosas del mundo, se presume que estaba planificando un método para acabar con la vida de Gabriel a través de una intoxicación en su organismo.

Pero eso no era todo, también tenía el muñeco de un vudú con el rostro de Gabriel Cruz.

La información que Ana Julia eliminó de su ordenador portátil despertó las alertas del equipo de investigadores, ella se justificó en el momento diciendo que necesitaba eliminar imágenes íntimas que no quería compartir con nadie.

LV / TC

Recientemente se pudo conocer que la Guardia Civil emitirá a nombre de la asesina confesa de Gabriel Cruz una factura por concepto de los gastos que generó el operativo de búsqueda del niño.

¿Qué te parece? Comparte esta noticia en tus redes.

VER TAMBIÉN:  Una modelo de talla grande denuncia la agresión que sufrió mientras se hacía fotos en bikini en un hotel
¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!