Sabían que Eva nacería para irse muy rápido al cielo, pero tenía una misión especial…

Mi esposa Keri y yo fuimos a la exploración de anatomía estándar de 19 semanas de nuestro segundo hijo. Como padre, usted piensa que esta clase de citas solo son para descubrir si se trata de una niño o niño, pero es sobre mucho más”, dijo Royce Youn.

En nuestro caso, nuestra hija fue diagnosticada con un defecto de nacimiento raro llamado anencefalia, solo ocurre en 3 de cada 10.000 embarazos. La frase que nuestro médico usó para explicar la condición fue:“incompatible con la vida“, que parece tan terrible en palabras como suena.

El bebé no desarrolla el lóbulo frontal del cerebro o la parte superior de su cráneo. La probabilidad de supervivencia es 0%.

Nos sentamos en un consultorio médico, cinco meses antes de que naciera nuestra hija, sabiendo que ella moriría.

“En menos de un minuto para averiguar, Keri preguntó si podíamos donar los órganos del bebé si fuéramos a término completo…”

“Pasamos las próximas 48 horas decidiendo lo que íbamos a hacer. Fue insoportable. ¿Podríamos asumir el peso de las 20 semanas que nos esperaban?…”

“Decidimos continuar, y elegimos el nombre de Eva para nuestra chica, que significa “dador de vida”. La misión era simple: llevar a Eva a término completo, darle la bienvenida a este mundo para morir, y dejarla dar el regalo de la vida a alguna otra familia…”

“Nos reunimos con una organización de adquisición de órganos llamada LifeShare de Oklahoma y descubrimos que seríamos la octava familia en el estado a donar los órganos de un bebé….”

“La mayoría de los padres de bebés con esta condición no saben que esta es una opción. Hay una zona gris extraña involucrada porque, incluso sin cerebro, estos bebés no pueden ser declarados muertos cerebrales. Su corazón tendría que dejar de latir, dejando una ventana finita de “oportunidad”, para recuperar sus riñones, el hígado y quizás el páncreas y las válvulas cardíacas. Le preguntamos sobre otras cosas, como sus ojos o córneas, pero LifeShare nos dijo que nunca habían hecho eso antes, incluso con un adulto…”

“Vimos el embarazo como un vehículo para ayudar a otros y como una forma de honrarla a ella”.

“A medida que se acercaba la fecha, tuvimos una reunión en el Hospital Bautista de unas 30 personas que incluía a varios miembros de LifeShare, enfermeras y médicos de la UCIN, neonatólogos…”

El proceso iba a ser delicado, y para ser franco, parecía cada vez más improbable que funcionara”.

“Aún faltaban dos semanas para el nacimiento de Eva cuando un día, Keri no sentía que Eva se moviera mucho. Llegamos a casa, pusimos a Harrison para una siesta, nuestro hijo mayor, y Keri se sentó en su lugar favorito y empujó a Eva para que se moviera. Ella no lo hizo. Decidimos ir al hospital”

VER TAMBIÉN:  Lucía radiante, pero decidió no asistir a su baile de graduación por una emotiva razón

“Llegamos y una enfermera buscó un latido en el doppler. Nada. Trajeron una máquina de ultrasonido junto a la cama y miraron. Nada”

“Sólo recuerdo haber repetido: “No estoy listo, no estoy listo, no estoy listo, no estoy listo”. Se suponía que tenía dos semanas más. ¿Qué pasa con el plan? Keri rodó sobre su costado y puso ambas manos sobre su cara y soltó uno de esos desgarradores sollozos”

Habíamos tratado de hacer todo bien, tratamos de pensar en los demás, tratamos de dar todos los pasos posibles para que esto funcionara. No habría donación de órganos. Nos sentimos engañados.

Los médicos indujeron a Keri para el parto. El resto del domingo y el lunes por la mañana fueron las horas más oscuras y dolorosas de nuestras vidas. Eva llegó sorprendentemente rápido el lunes. A las 12:37 nació Eva Grace Young. Corté su cordón umbilical a las 12:38.

Mi teléfono sonó a las 12:40 y 12:41, y luego llegó un texto. Era Laurie de LifeShare. “Hey Royce, es Laurie, ¿me llamarás cuando tengas una oportunidad? Creo que tengo buenas noticias para ti”.

Keri y yo nos abrazamos y lloramos cuando las enfermeras limpiaron a Eva, y la Dra. Pinard llamó a LifeShare; “Estoy al teléfono con LifeShare,” dijo la Dra. Pinard, con una sonrisa en su rostro. “Tienen un destinatario para los ojos de Eva”.

“Es extraño decir que durante probablemente la peor experiencia de mi vida también fue quizás el mejor momento de mi vida”.

“No era lo que planeábamos o esperábamos, pero era todo lo que necesitábamos en ese momento. Enterré mi cabeza en mis brazos y sollozaba más fuerte que nunca. Keri puso las manos sobre su rostro e hizo lo mismo. Lágrimas de felicidad”.

VER TAMBIÉN:  Casi muere tras comer carne mezclada con veneno para ratas que alguien arrojó al jardín

“Estamos orgullosos de ser los padres de Eva. Estamos encantados con el impacto que ha hecho. Personas de todo el mundo nos han enviado mensajes diciéndonos que han firmado para ser donantes de órganos debido a Eva”.

“LifeShare ha hecho conexiones en otros estados para establecer trasplantes de ojo para el futuro. Ellos tienen un plan infantil de donación de órganos que ahora están trabajando con el intercambio con otras organizaciones de adquisición de órganos en Colorado y Texas. Lo llaman el Protocolo Eva“.

Medium / Royce Young

Sin duda es una historia que llega hasta lo profundo de todos los corazones. Fue una decisión difícil para los padres. Pensaron que todo el esfuerzo había sido en vano pero una llamada muy oportuna los alentó de nuevo.

Comparte esta historia, todos podemos salvar vidas con la donación de órganos.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!