Rompen el silencio los padres de Chloé, la niña que murió al caer al vacío en un crucero

El pasado 07 de julio Chloé Wiegand, de Indiana, Estados Unidos, falleció mientras disfrutaba del crucero Freedom of the Seas de la empresa Royal Caribbean junto a su familia.

Salvatore Annello, el abuelo de la pequeña de 18 meses, la sostenía en sus brazos cuando se precipitó al vacío accidentalmente desde el piso 11 de la embarcación en la que viajaban impactando contra un muelle.

Las autoridades continúan investigando las causas del suceso, la primera versión establece que el abuelo sostenía a la niña cerca de la ventana y perdió el control, se resbaló de sus brazos cayendo al vació.

Alan y Kimberly Wiegand, los padres de Chloé, alegan que la empresa Royal Caribbean no ofreció la seguridad adecuada en el área de juegos donde se cayó la menor.

Los padres de la pequeña han hablado por primera vez expresando que “el abuelo está destrozado”.

Se plantean demandar a la compañía de cruceros: “Hay un millón de cosas que se podrían haber hecho para hacer el lugar más seguro. No quiero que ninguna madre viva jamás la experiencia que yo viví, o ver lo que tuve que ver, o gritar como grité”, dijo Kimberly.

Ese domingo 07 de julio a las cuatro y media de la tarde la familia sufrió el episodio más doloroso de sus vidas.

Un vocero del Departamento de Seguridad Pública después del incidente declaró ante los medios de comunicación:

“El abuelo de la familia estadounidense asomó a la niña por una ventana, ella cayó al precipicio y falleció. Es una escena muy fuerte, muy lamentable y trágica. En un momento dado, uno de sus abuelos, en un acto de juegos, expuso a la niña al vacío y se le cayó de las manos”.

Los padres de Chloé emitieron comunicados a través de su abogado defensor, quien acusó a la empresa de cruceros por negligencia y argumentó que era difícil saber si la ventana por la que el abuelo expuso a la niña estaba abierta o cerrada.

Además, denunciaron que los vidrios podían abrirse en la planta de juegos infantiles, a 46 metros de altura.

Cuando han transcurrido dos semanas desde el lamentable accidente, los padres de la pequeña ofrecieron una entrevista para comparecer por primera vez ante un medio de comunicación. Lo hicieron en el programa Today Show, en la entrevista relataron su versión de los hechos entre lágrimas.

“Cuando me dijeron que Chloé había fallecido no sabía que había caído por la ventaba, solamente vi a su abuelo Sam de pie frente al ventanal, gritando y dando golpes, y había alguien intentando detenerme”, relató Kimberly.

“Solo pedí que me llevaran con mi bebé, preguntaba ‘¿Dónde está mi bebé?’, No sabía que se había precipitado al vacío, entonces miré y no había agua ahí abajo. Era cemento. Perder a nuestra bebé así es inexplicable. No quiero que ninguna madre tenga que sufrir lo mismo”, dijo la devastada madre.

Los padres de Chloé relataron que el abuelo colocó a su nieta en una barandilla sobre la ventana pensando que estaba cerrada, cuando ella fue a golpear el cristal cayó desde el piso 11 impactando contra el muelle.

“El abuelo está con Chloé, están jugando y está en esa pared de ventanas, son todas de vidrio. A Chloé le encantaba golpear el cristal cuando iba a ver a su hermano mayor jugar hockey. Así que el abuelo la llevó a las ventanas, él pensaba que era todo de cristal”, dijo el abogado defensor de la familia.

Había una barandilla de madera a lo largo de toda la ventana, el abuelo puso sobre esta a la bebé pensando que todo estaría bien y que podría golpear el cristal sin problema.

Kimberly y Alan, comentaron que el abuelo de Chloé está devastado.

En el momento del accidente no paraba de llorar. “Él estaba extremadamente histérico, lo que nos repetía sin parar era, ‘Yo creía que había un cristal’. De ninguna manera, nunca, jamás, el abuelo Sam pondría en peligro a ninguno de nuestros hijos”, dijo Kimberly.

La familia culpa a la compañía Royal Caribbean, “Obviamente los culpamos a ellos. Hay muchas normas de seguridad que se podrían haber implementado. ¿Por qué tener una ventana abierta en el piso 11 sin una pantalla ni nada?”.

La respuesta de la compañía fue que necesitaban tener ventilación, la madre replicó diciendo que podrían entonces adquirir un ventilador.

Los días sin Chloé son una pesadilla para ellos, se aferran a sus vídeos y fotos en las que casi siempre está sonriendo.

“Los primeros 30 segundos del día no me acuerdo de lo que pasó. Entonces repentinamente vuelve a mi mente y lo revivo todo. Me aferro a su recuerdo, ella irradiaba amor. Amaba ver a su hermano jugar hockey, y le encantaba hacer jardinería conmigo”, dijo Kimberly.

Alan, el devastado padre, dijo: “Nunca la olvidaremos. Es parte de nuestra alma”.

Nada podrá consolar a la familia de la pequeña, pero que la empresa de cruceros atienda su denuncia podría ayudar a prevenir accidentes similares. Comparte el testimonio de los padres de Chloé.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!