Revelan los detalles del nuevo sospechoso de la desaparición de Madeleine McCann

El 03 de mayo de 2007 fue vista por última vez Madeleine McCann, con 3 años, la menor desapareció de la habitación en la que dormía junto a sus hermanos cuando la familia británica disfrutaba de unas vacaciones en un complejo turístico en Praia da Luz, Algarve, al sur de Portugal.

En el momento de la desaparición, Kate y Gerry, los padres de Madeleine estaban en cenando en un bar dentro del complejo vacacional con un grupo de amigos.

El caso se convirtió en una de las desapariciones más mediáticas del mundo.

Recientemente salió a la luz la información de un nuevo sospechoso de la desaparición de Madeleine, se trata de un hombre de 43 años que vivió en la zona en la que desapareció la niña.

El sujeto es de origen alemán y ha sido condenado por 43 delitos, actualmente cumple una pena por otra desaparición. Tiene cabello corto y rubio, es de contextura delgada, y mide 1,82 metros de altura.

Es un ciudadano alemán que tiene antecedentes penales por abuso a menores, la Fiscalía de Braunschweig en Alemania abrió una investigación contra él por su posible implicación en la desaparición de Madeleine.

Se ha difundido en los medios de comunicación por primera vez una imagen del rostro del sospechoso identificado como Christian Brueckner, fue detenido el año pasado por abusar de una turista estadounidense de 72 años en Praia da Luz poco antes de la desaparición de Maddie.

Presuntamente, le confesó a un amigo que el secuestro de Madeleine lo perpetró él, le mostró escenas del crimen que cometió contra una mujer y este alertó a la policía.

En una rueda de prensa el fiscal alemán Hans Christian Wolters, dijo que presumen que Madeleine ha fallecido y están pidiendo testigos, el sospechoso ha cometido varios delitos contra menores.

Christian Brueckner, descrito como un vagabundo, residía en Praia da Luz cuando la menor desapareció del complejo de apartamentos vacacionales.

El hombre vivió durante 12 años en el complejo traficando sustancias estupefacientes, cometiendo robos en viviendas y robando a turistas.

Además, desde el año pasado está tras las rejas por abusar de una turista en el complejo apenas 18 meses antes de la desaparición de Madeleine.

El sospechoso llegó a Algarve en el año 1995 cuando tenía 18 años, ese era un destino muy concurrido por los mochileros adolescentes de Alemania. Se estableció en Portugal y durante los siguientes 12 años vivió en Praia da Luz y en las zonas cercanas a Lagos.

Durante ese tiempo, le decía a su familia que trabajaba como proveedor de catering, aunque realmente traficaba y robaba. Había robado habitaciones de hotel para sustraer las pertenencias de los turistas.

La policía rastró 2 vehículos en búsqueda de pruebas

Unas semanas antes del día que desapareció Madeleine, el hombre se mudó a una granja rural, vivió en una autocaravana VW T3 Westfalia que robó en el complejo turístico portugués, con matrícula portuguesa.

El sujeto robó la camioneta desde abril de 2007 y la usó en los alrededores de Praia da Luz después de mayo del mismo año, incluso el día de la desaparición de la menor.

Además, tenía un Jaguar XJR6 de 1993 con una matrícula de Alemania que fue registrada por otra persona en ese país 24 horas después de la desaparición de Madeleine. La policía presume que, en el momento de ese registro, el auto permanecía en Portugal.

Los dos vehículos han sido rastreados por las autoridades.

Christian Brueckner regresó a Alemania y fue encarcelado por traficar en el complejo de Sylt en el Mar del Norte, después lo sentenciaron por numerosos delitos de abusos contra menores que cometió en el pasado.

La Oficina Federal de Policía Criminal (BKA) así como las de Gran Bretaña, Alemania y Portugal insta a la población a colaborar para localizar a testigos que puedan comprobar la implicación de este hombre en el caso de Maddie.

Una llamada podría ser clave

El día 03 de mayo de 2007, Christian Brueckner hizo una llamada desde Praia da Luz, conversó durante media hora con una persona de la que no se ha conocido la identidad, finalizó a las 8:03 de la noche.

Después de las 9:00 pm de ese día, la menor fue secuestrada de su habitación.

El testigo con el que conversó el sospechoso usó el número de teléfono portugués 00351 916 510 683, no se encontraba en el área en el momento de la llamada.

Mark Cranwell, inspector jefe de detectives dijo: “Sabemos mucho sobre el sospechoso, pero necesitamos saber más sobre sus movimientos en la noche en la que Madeleine desapareció y en los días anteriores y posteriores. Sabemos que estuvo en el complejo turístico esa noche, aproximadamente una hora antes de que la niña fuera vista por última vez a las 09:00 de la noche”.

“Si bien este hombre es sospechoso, mantenemos cualquier hipótesis abierta en cuanto a su participación y esto sigue siendo una investigación de una persona desaparecida”, relató el policía.

Los padres de Madeleine agradecen los esfuerzos de las autoridades para la búsqueda de su hija.

“Todo lo que siempre hemos querido es encontrarla, saber la verdad y llevar a los responsables ante la justicia. Nunca renunciaremos a la esperanza de encontrar a Madeleine con vida, pero sea cual sea el resultado, debemos saberlo, ya que necesitamos encontrar la paz”, dijeron los padres.

La noticia ha causado conmoción en el mundo a 13 años de la desaparición de Maddie. Se esperan más detalles tras la investigación de las autoridades, compártela.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!