Reparte carteles y coloca vallas en toda la ciudad para intentar salvar la vida de su esposo

Todavía no se ha escrito un libro que nos diga cómo amar a alguien de la manera correcta, en el momento preciso, y con la intensidad que merece. El amor por la pareja, cualquiera sea su condición, en ocasiones, hace que realicemos cosas por el otro, y que ni siquiera se nos ocurrirían en frío.

Karen y Tom Buelow viven en la ciudad de Pewaukee, Wisconsin, Estados Unidos. Se necesitan el uno al otro como al oxígeno para respirar juntos cada segundo de sus vidas.

A Tom le fue diagnosticado un delicado problema de insuficiencia renal hace 9 años, en 2011, se sometió a un riguroso tratamiento de diálisis hasta el pasado 2018, cuando sus riñones dejaron de funcionar. Se colocó en una larga lista de espera para hallar un donante y el reloj corría…

Sin embargo, en vista de que la gestión se retrasaba cada vez más y él o los donantes no aparecían por sí solos, Karen decidió que no esperaría un minuto más. Tomó la misión en sus manos.

De esta manera, en medio de su desesperación, la mujer hizo varios carteles y vallas publicitarias, que luego distribuyó entre las personas, alrededor de la ciudad. Explicó la grave situación de su esposo pidiéndoles que se sometieran a la prueba de compatibilidad con Tom.

La campaña de Karen fue ganando adeptos rápidamente, en todas las plataformas y redes sociales digitales. Conquistó a los medios locales y pronto, prácticamente en todas partes había un cartel con la foto de Tom.

“El efecto de la iniciativa ha sido abrumador, estamos ganando protagonismo en los medios”, aseguró Karen.

Cientos de usuarios se sensibilizaron con el caso de la pareja. Se contaron por decenas las llamadas recibidas desde ese momento por Tom y Karen, provenientes de todo el territorio estadounidense

Por desgracia, ninguno de los asistentes logró la compatibilidad requerida para realizar el trasplante. Hubo que esperar hasta finales del año pasado para que Tom fuese finalmente intervenido.

“Mi esposo fue finalmente operado. Fue una larga espera, pero valió la pena. Haría lo que fuera por Tom”, dijo Karen.

Nadie, ningún científico ni filósofo, a lo largo de la historia, se ha atrevido a crear una guía del amor eficaz que nos sirva para que podamos aplicarla en nuestras relaciones de pareja. Sin embargo, sin pensarlo, esta mujer decidió actuar como pudo. No podía ver cómo el amor de su vida corría el riesgo de irse para siempre de su lado.

Karen y Tom Buelow juntos como siempre

Comparte esta bella historia con todos. Vale la pena en estos tiempos volver a creer. Como vimos hoy, el verdadero amor todo lo aguanta, todo lo puede.