Pierde su pierna y a su padre en un accidente pero se niega a aceptar limosna en la calle

Las redes sociales permiten que los acontecimientos lleguen a cualquier parte y en tiempo real, eso tiene sus ventajas y ha contribuido a cambiar la vida de mucha gente. Y una mujer nigeriana con una incapacidad física ha sido una de ellas, su caso se conoció y su vida dio un enorme cambio.

Es una gran mujer trabajadora

Mary Daniel Onu creció en el estado de Katsina con los sueños de una niña como cualquiera a lado de sus padres, soñaba con estudiar y llegar a tener un buen futuro.

Pero en diciembre de 2006, cuando tenía solo once años y cursaba la primaria, un fatal acontecimiento hizo que sus esperanzas se desvanecieran.

Viajaba con sus padres en un autobús a su casa de campo en Ayingba, Estado de Kogi, para Yuletide, a las fiestas que se celebran cada solsticio de invierno. El autobús donde iban tuvo un accidente, sus padres y otros pasajeros murieron, y ella perdió su pierna derecha.

Tuvo que dejar la escuela y se fue a vivir con su abuela en Lagos. Hoy día, a los 26 años de edad, es madre soltera de una niña. Era necesario salir a trabajar para sustentar a su familia; nunca quiso vivir de la mendicidad, empezó a vender agua embotellada en las calles de Oshodi, una de las ciudades más concurridas de Lagos.

“No me gusta pedir limosna porque creo que tengo la fuerza para trabajar y atenderme. Sé que no soy vaga y tomé la decisión de no mendigar. Algunos que mendigan ni siquiera ganan tanto como yo a diario», dijo la mujer.

Con el tiempo consiguió una pierna artificial, pero no se sentía cómoda con ella, si bien la ayudaba un poco con la movilidad, también le producía muchísimo dolor cada vez que la usaba. Tenía que buscar otro recurso para trasladarse de un lugar a otro, y sabía que debía tener un sitio fijo para realizar sus ventas.

“Deseo tener una tienda propia para poder tener mejores medios para cuidar de mi hija y mi abuela. Solía tener una pierna artificial, pero me dolía cada vez que la usaba. Así que decidí usar una muleta», explicó la preocupada y responsable madre.

Su realidad actual ha mejorado, así como la de su pequeña hija y su abuela

Por fortuna algo ocurrió y cambio su realidad para bien de ella. Por medio de las redes sociales, fue descubierta y recibió ayuda de diversas personas e instituciones y recaudó alrededor de 37.000 dólares.

En días recientes sus fotografías circularon por las redes sociales, se le ve hermosa y muy arreglada. Muy lejos quedó la imagen que tenía antes, la felicidad se le ve dibujada en el rostro y los internautas están complacidos de que la suerte le haya sonreído.

Comparte esta conmovedora historia con todos tus amigos, para que también se regocijen del bienestar de esta hermosa familia.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!