Piden ayuda para el humilde vigilante que pedaleó kilómetros para devolver una billetera

La honestidad es uno de los valores en peligro de extinción más importantes que pueden existir. Y es que, en medio de tanta calamidad, siempre es reconfortante saber que aún existen personas de buen corazón, que si encuentran algo ajeno hacen todo lo que esté a su alcance para que su dueño lo recupere.

Tuvo un gran gesto de honestidad

Esto fue lo que hizo un honesto hombre llamado Aina Townsend, a quien no le importó pedalear en su bicicleta durante kilómetros para hacer lo que consideraba correcto: entregar una billetera olvidada en un carrito de compras a su propietaria.

Cuando Chloe Marino y su esposo Gray abrieron la puerta de su residencia, ubicada en Waiehu, Hawaii, durante el pasado 12 de diciembre, jamás esperaron encontrarse con un completo desconocido que llevaba entre sus manos la billetera que Chloe había perdido tan solo horas antes.

Pero, su asombro fue mayor cuando Aina les hizo saber que para poder llegar hasta ellos y devolver el objeto perdido, tuvo que pedalear casi 5 kilómetros, lo cual le tomó al menos 1 larga hora debido a que la trayectoria es una cuesta empinada difícil de ascender.

Chloe recuerda que, mientras hacia las compras acompañada de su pequeño hijo, fueron las prisas las que le hicieron distraerse y olvidar su billetera. Pero está más que agradecida de que Aina, quien labora como vigilante de seguridad en el supermercado Foodland, decidiera llevar a cabo tan ejemplar acción.

“Antes de volver a casa me detuve para hacer unas compras en el supermercado del vecindario y, con las prisas de llevar a mi hijo y regresar, ni siquiera me di cuenta de que había dejado mi billetera en el carrito de la tienda”, narró Chloe.

Y es que es prácticamente increíble que una persona piense en los demás en nuestro mundo actual, donde la indiferencia impera; especialmente considerando que Aina eligió devolver la billetera, en lugar de marcharse a descansar a su casa.

“El que un extraño se haya tomado la molestia de manejar su bicicleta hasta mi casa fue algo realmente sorprendente. Una cosa es que la deje en la tienda y otra que, después de trabajar, se tome la molestia para ir a entregar algo a una persona que ni siquiera conocía”, afirma Chloe.

Fue por eso que al día siguiente, Chloe volvió al supermercado para comentar lo que había sucedido con el dueño del lugar. Mientras que su esposo compartió lo ocurrido en sus redes sociales, motivando a que un amigo creara una página de recaudación de fondos para poder comprar un automóvil a Aina.

Desde hace 5 años, Aina ha utilizado su fiel bicicleta para trasladarse a cualquier lugar que deba ir. Pero muy pronto podrá moverse de una forma más cómoda, gracias a las donaciones de las personas que quedaron conmovidas con su honestidad, alcanzando al momento un total de 25.400 dólares.

No cabe duda de que actuar desinteresadamente hace que sea el propio universo quien se encargue de recompensar el esfuerzo. Enhorabuena por Aina, muy pronto tendrá su vehículo nuevo y podrá hacer muchas más buenas acciones.

Merece tener un nuevo automóvil

No te vayas sin compartir esta emotiva historia con todos tus amigos y nunca dudes en hacer el bien a los demás.