Permanece amarrado durante 15 años a una cadena en la intemperie, hasta que consigue un hogar

La parte más importante y fundamental de tener una mascota contigo es brindarle los cuidados necesarios; es decir, alimentación, higiene, un techo, pero sobre todo mucho amor.

Lamentablemente, no todos tienen este tipo de pensamiento, provocándole a sus mascotas una vida bastante miserable que le puede romper el corazón a cualquiera.

En febrero, un grupo del servicio de emergencia fue hasta una propiedad ubicada en Nueva Filadelfia, Pensilvania, después de que el techo de una casa improvisada se viniera abajo. Mientras estaban en el lugar, los agentes notaron que un perrito bastante mayor estaba atado con una gran cadena.

Afortunadamente, en Pensilvania, se aprobó una ley llamada Ley Libre, la cual regula el tiempo que puede estar encadenado un perro. Un perro no puede estar encadenado afuera por más de 9 horas, y en los días fríos no pueden estar más de 30 minutos.

El día en que los agentes de emergencia fueron al lugar, notaron que los dueños de Cloud, el nombre del perro, estaban rompiendo todas las reglas. El perro, un husky, se encontraba amarrado en las afueras de la casa en un día bastante frío, el suelo estaba cubierto de nieve y además el espacio dónde estaba amarrado tenía desperdicios de todo tipo.

Los oficiales alertaron a al grupo de rescate de Hillside que inmediatamente fue al lugar. Los integrantes del grupo les informaron a los dueños de Cloud que estaban infringiendo la ley y ellos se ofrecieron a entregarlo.

El perro estuvo afuera de la vivienda los 15 años de su vida, encadenado y rodeado de desperdicios. Además, el perro estaba muy descuidado físicamente, su pelo era grueso y enmarañado, estaba muy delgado, tenía una masa en su parte trasera y lucía muy triste.

VER TAMBIÉN:  Conoce el popular dúo que ha dejado con la boca abierta a millones de personas

“Cuando conocimos a Cloud, estábamos conmocionados por su estado”, comenta Tricia Moyer, la administradora del grupo de rescate.

Después del rescate de Cloud, llevaron al perro a una revisión veterinaria y descubrieron nuevos padecimientos en el can. La masa que tenía el husky resultó ser un tumor, pero el veterinario no creía conveniente operar debido al estado tan débil del can.

En el refugio, Cloud no lograba mantenerse de pie, daba un par de pasos tambaleantes y se dejaba caer. Su estado era preocupante.

Moyer se puso en contacto con la copresidenta de Senior Dog Haven y Hospice, Emma Garrett, con la esperanza de que pudiera criarlo. Garrett, al notar la desesperación de Moyer, aceptó, pero no se imaginaba el estado de Cloud.

Cuando Cloud entró al hogar de Garrett trató de evitar cualquier contacto con ella, sus tres hijos y seis perros. Estuvo caminando por todo el lugar y actuaba confuso, además derribaba todas las cosas para tratar de ocultarse en ellas. Emma tenía una tarea bastante difícil.

Al tiempo, Garrett se dio cuenta de que el can había encontrado un lugar en el área de lavado donde se ocultaba y ella dejó que él permaneciera ahí. El perro estuvo allí por más de 24 horas y parece que funcionó, al poco tiempo el can se acercó a Emma y con sus patitas le ofrecía acariciarlo.

Cloud fue aprendiendo nuevas cosas, en especial aprendió a ser más amigable y a aceptar todo el amor, cuidado y cariño que podía recibir. Garrett confiesa que una de las cosas más difíciles de aprender para el husky fue regresar a casa después de ser paseado o dejado en el patio trasero, y ellos tenían que ir a buscarlo para que entrara de nuevo.

VER TAMBIÉN:  "City Tree", el revolucionario invento que pretende acabar con el problema de la contaminación

Cloud ya estaba listo para ser dado en adopción, ya había aprendido lo necesario para  adaptarse a un hogar propio, lleno de amor y cuidado. Al poco tiempo de ser publicado el anuncio, una pareja se enamoró de Cloud, se acercaron a conocerlo y decidieron adoptarlo sin dudar.

Ahora Cloud, renombrado Titus, disfruta sus días con sus nuevos dueños que le han demostrado lo amable y amorosos que pueden ser con él.

La pareja quiere recompensar al can con todos los años que vivió amarrado haciendo cosas muy divertidas, desde darle una gran cama ortopédica hasta hacerle una sesión de fotos.

Titus, por primera vez en su vida, está en una familia que está dispuesta a cuidarlo y protegerlo. Todos están felices de que haya conseguido esta oportunidad.

The Dodo

Este final feliz es lo que merecen todos los perros. Esperamos que todos los dueños reflexionen en su forma de actuar con sus mascotas y se conviertan en padres humanos ejemplares.

¡Comparte esta noticia con tus amigos!

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!