Perrita ciega es rescatada en el bosque después de 8 días desaparecida

Sage es una adorable perrita que fue rescatada inesperadamente y terminó conquistando el corazón de todos quienes la rodean. Para los amantes de los peludos no hay peor noticia que la desaparición del pequeño ser que alegra sus días.

Por lo general, quienes pasan por esta terrible experiencia inician una misión de rescate donde familiares, amigos y diferentes organizaciones se suman.

Hay quienes con el paso del tiempo van perdiendo la esperanza pero luego son sorprendidos cuando por cosas del destino o un verdadero milagro se hace posible el reencuentro.

Perrita ciega es rescatada después de 8 días desaparecida.

perrita

Esta es la historia de Sage, una perrita ciega labrador de 12 años que desapareció de su casa.

Todo comenzó luego que su familia terminara de jugar con su mascota en el patio de la casa, al entrar ninguno se percató que la perrita había quedado fuera y cuando se dieron cuenta ya era demasiado tarde.

La familia se dio cuenta una hora después de que la habían dejado afuera accidentalmente.

No pasó mucho tiempo para que la familia saliera a buscarla alrededor de la casa en Boulder Creek, California, tenían la esperanza que estuviera cerca pero tras una larga búsqueda no pudieron encontrarla.

Beth Cole, la madre humana de la perrita, comentó al respecto:

“Diez de nuestros vecinos se unieron a nuestra familia en la búsqueda que duró hasta altas hora de la noche. Luego regresaron para ayudar durante varios días después de eso”.

Después de una semana de búsqueda la familia ya estaba perdiendo la esperanza, en la zona donde viven hay depredadores, especialmente pumas, por lo que temían lo peor para la perrita. Sola, ciega y en una zona de peligro, existía la posibilidad de que hubiera muerto.

La familia pegó volantes por toda la comunidad.

Aún sí, la familia decidió seguir con la misión de rescate, avisaron a todos los vecinos, pegaron volantes por el vecindario, publicaron  en las redes sociales, hicieron todo lo que estaba a su alcance para encontrar a la dulce Sage.

Al momento del rescate Sage estaba acurrucada cerca de un arroyo.

Sin embargo, no fue una misión de rescate lo que hizo que Sage regresara con su familia. Dan Estrada, el vecino que vive al lado de la familia Cole, fue quien la encontró mientras realizaba una caminata por el bosque cerca de su casa, junto a su amigo Vincent, y los dos perritos de Estrada, Barnabas y Köelsch.

La perrita había perdido algunos kilos, afortunadamente no tenía mayores lesiones.

Después de quince minutos de caminata, Estrada vio algo junto a un arroyo cerca de una pendiente. Al respecto el hombre comentó:

“Al principio pensé que era una bolsa de basura, así que en realidad estaba frustrado. Nadie quiere que la gente tire basura en el bosque. Entonces miré más cerca y vi que era Sage”.

La perrita estaba cerca del arroyo, lucía tan mal que Estrada pensó que estaba muerta, sintió que su corazón se partía lentamente.

No solo pensaba en que tenía que recuperar un cuerpo sino en decirle a la familia a la lamentable noticia.

Mientras Estrada descendía la pendiente para rescatar a la perrita, su amigo Vincent notó que Sage levantaba lentamente la cabeza. Emocionado le gritó que la perrita estaba viva.

“Subí mucho más rápido, salté al arroyo y corrí hacia ella. La rodeé con mis brazos, la besé y comencé a acariciarla. Y ella pudo levantar la cabeza y menear la cola”, dijo Estrada.

La perrita se emocionó aún más cuando reconoció a sus amigos peludos, Barnabas y Köelsch, quienes estaban ahí para ella y la ayudarían a regresar a casa.

Sage había pasado poco más de una semana completamente sola en el bosque, estaba muy débil y desorientada. Estrada notó que no había forma de que caminara por sus medios así que la alzó y cargó sobre sus hombros.

Estrada la cargó en sus hombros mientras su amigo comunicaba a la familia la gran noticia.

Mientras regresaban a casa, el amigo de Estrada se puso en contacto con la familia de Sage, no podían creer que su amada perrita regresaría a casa. Entre lágrimas le dieron la bienvenida y le hicieron saber que todo estaría bien.

Un emocionante encuentro que agitó los corazones de toda una comunidad.

La familia Cole había ofrecido una recompensa de 1000$ a cualquiera que los ayudara con el paradero de la perrita, pero Estrada se negó a recibirlos, a cambio les pidió que donaran el dinero a una organización de rescate de animalitos.

“Nuestra familia está muy agradecida de tener a Sage en casa. Nuestro pequeño pueblo se ha unido en torno a este final feliz hecho posible por nuestro vecino Dan”, destacó Cole.

Un mínimo descuido, por insignificante que parezca puede hacer la diferencia en la vida de nuestros peludos. Nos alegra saber que esta historia haya terminado de la mejor manera.

La vida le regaló una nueva oportunidad a esta dulce perrita quien no deja de mover la colita de emoción al estar nuevamente con su familia.