Solamente quería “asustar” a su novio, pero todo se salió de control y perdió la vida

Abigail Brown, “Abi”, como cariñosamente la llamaban, de 26 años es de Waterlooville, Hampshire, pero viajó a Tailandia como “mochilera” junto a su pareja. La joven apareció ahorcada en su apartamento y las autoridades determinaron que no pretendía acabar con su vida.

Resulta que Abi quería asustar a su novio, James Brum, de 30 años, mostrándole que se sentía muy triste después de una discusión que tuvieron.

La pareja había estado en Phuket y ella regresó a su apartamento con mucha rabia, según información de su madre Jane Rowland. Abi solamente quería que él se asustara al verla pero parece que todo salió muy mal. También comentó que su hija había ingerido bebidas alcohólicas esa noche.

Habían transcurrido tres horas cuando James regresó al apartamento el pasado siete de enero, y encontró a su novia inconsciente. Llamó a los padres para comunicarles lo que había ocurrido tras confirmar el fallecimiento de Abigail.

Las investigaciones forenses concluyeron que Abigail falleció a causa de lesiones externas en el cuello, que le produjeron asfixia o sofocación. Samantha Marsh es la médico forense que estuvo a cargo del caso.

De acuerdo a la información de los medios de comunicación se presume que Abi pensó que su novio la perseguiría y al verla así se asustaría y la rescataría.

Los testigos del juicio declararon ante las autoridades que Abigail gozaba de plena salud física y mental y que no había tenido indicios de depresión con tendencia al suicidio.

Jane, la madre de Abi, comentó: “James y Abi eran una pareja de enamorados que iban a casarse y querían tener cuatro hijos. Tenían todo un futuro planeado. Sólo puedo concluir que ella esa noche había bebido demasiado, estaba molesta y tenía la intención de que James viera lo mal que se sentía”.

VER TAMBIÉN:  Lo que decidió hacer esta mujer mientras daba a luz a su hija sorprendió a todos en el quirófano

 

Lamenta mucho que James no haya seguido a su novia al apartamento, pero dice: “No hay nadie a quien culpar por este momento de locura, pero hay una lección que aprender”. Aseguró que cuando los jóvenes viajan a lugares donde es fácil y económico consumir alcohol en exceso sin reglamentaciones es necesario mantenerse juntos y tomar las previsiones para estar fuera de peligro.

La madre de Abi comentó que tenía muchos amigos, además dijo que tenían una relación muy estrecha madre e hija y eran confidentes.

Recientemente, Abi había viajado a la India, Filipinas y Australia tras renunciar a su trabajo en el Reino Unido.

Daily Mail

Sus padres manifestaron su dolor ante tan irreparable pérdida y quieren que a través de su testimonio otros padres y jóvenes puedan reflexionar acerca del consumo excesivo de alcohol y las conductas que puedan ser peligrosas.

Es lamentable lo que sucedió, esperamos que sus seres queridos logren superar tan irreparable pérdida. Comparte su historia.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!