Pensó que su esposo la estaba engañado pero la verdad era que quería convertirse en mujer

Kelly Allen y su esposo Warren han tenido una linda relación desde hace años. Se casaron tan sólo un año después de conocerse y a los dos días ya se encontraban celebrando que estaban esperando su primer hijo juntos. Ahora son padres de dos pequeños y todo parecía ir viento en popa.

Los hijos de Kelly y Warren son George de 10 años y Molly de 8.

Sin embargo, Kelly comenzó a temer que algo no andaba del todo bien; especialmente cuando encontró un labial en el auto de Warren.

Como es de esperar, su primera conclusión fue que la estaba engañando. Trató de tomarse las cosas con calma pero cada vez seguían sucediendo cosas más extrañas.

Kelly y Warren llevan casi 10 años juntos.

Warren comenzó a evitar que su esposa viera su teléfono así que ella decidió confrontarlo. En ese entonces no podía imaginar lo equivocada que estaba. Su pareja no tenía una aventura; la realidad era que se había dado cuenta de que quería convertirse en mujer.

“No hay nadie más. La verdad es que soy trans y quiero convertirme en mujer”.

La confesión la dejó verdaderamente impactada. Jamás había imaginado Warren podría estar en una situación tan difícil. Su primera reacción fue pensar que simplemente no podrían continuar juntos, pero con el tiempo se dio cuenta de que era ahora cuando su pareja necesitaba apoyo más que nunca.

Warren explicó a los medios que siempre había sospechado su verdadera identidad, pero lo reprimió ya que sabía que no estaba bien visto por la sociedad.

“Lo estaba arriesgando todo pero ya no lo podía ocultar. Estaba viviendo en depresión”.

Cuando conoció a Kelly quedó verdaderamente enamorado de ella y siempre llevaron una buena relación, pero todo comenzó a cambiar cuando planificaban una fiesta para su aniversario. La idea era realizar algo temático de los años 80. Kelly utilizaría un hermoso vestido y Warren se disfrazaría de una chica patinadora.

“No puedo esperar a poder lucir de la misma manera en que me siento por dentro”.

Para prepararse comenzó a afeitarse y hasta usó un corset y allí descubrió que era así cuando verdaderamente estaba cómodo. Ahora, esta familia se encuentra pasando por este cambio tan importante y no dejan de apoyar a Zoey. Hablaron con sus hijos y les explicaron que ahora papá se vestiría igual a mamá.

“Soy muy afortunada de que todavía me ame. Los niños también me han apoyado mucho”.

No ha sido nada sencillo pero han logrado mantenerse más unidos. Zoey está tomando pastillas y haciendo terapia hormonal y en cuanto logre tener la cirugía para completar su transformación esperan hacer una gran boda en donde puedan celebrar ahora la unión entre Kelly y Zoey.

“Me di cuenta de que amaba a la persona, no al género”.

No hay duda de que incluso en los momentos más difíciles esta familia sabe mantenerse unida y celebrar que lo más importante es el amor.

Comparte esta curiosa historia en donde lo que parecía una infidelidad terminó siendo algo completamente inesperado.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!