«Pensaba que no lo iba a hallar vivo» – Abraza a su hermano tras 61 años separados por su mamá

Gracias a las redes sociales fue posible el reencuentro de Orlando Heredia y Justo David Heredia, dos hermanos que tenían 61 años sin verse tras haber sido separados por su madre.

Esta es una historia de vida y de perseverancia que ha dejado huella en el corazón de cada uno de ellos. Afortunadamente, la espera terminó para estos dos hermanos de Barranquilla, Colombia.

La madre de Orlando y Justo David fue testigo del encuentro de sus hijos, y que fue grabado en un video que nos muestra el emotivo abrazo con el que finalmente dejaron atrás 61 años de distancia.

Sentados junto a la puerta de su casa en el barrio La Luz, suroriente de Barranquilla, Juana Castro, la madre de 81 años, y Orlando esperaron ansiosos la llegada de Justo David, a quien no veían desde que era un niño.

El día soñado llegó y los nervios se apoderaron de Orlando y su mamá, realmente nadie sabía cuál sería la reacción de Justo David.

Los tres celebraron el reencuentro con un sentido abrazo que ponía fin a tantas preguntas sin respuestas después de que sus padres decidieran separase.

“Que me perdone por haberlo dejado, porque yo en ese momento no sabía lo que estaba haciendo y me vine. Yo lo dejé a él y me vine con Orlando que lo tenía de brazos”, dijo doña Juana.

La respuesta de Justo David no se hizo esperar y le habló a su madre con el corazón en la mano y abierto de par en par.

“Yo le digo a mi mamá que no tengo nada que perdonarle, yo a ella igual la amo desde el día en que tuve uso de razón, la amo igual”, afirmó Justo David.

Este reencuentro se logró tras una búsqueda por las redes sociales que terminó en un momento que la madre y los dos hermanos creyeron nunca sucedería.

“Mi hija buscó en el teléfono móvil y lo encontró, y me dijo: ‘mami, tu hijo, tú hijo, encontraste a tu hijo’. Yo le dije: ‘eso es mentira’”, dijo doña Juana.

Orlando reveló que durante todos esos años pensaba en su hermano. Muchas veces dudó que estuviera vivo, pero en el fondo no perdía la esperanza de que sucediera el milagro de abrazarlo nuevamente.

“Yo todo el tiempo pensaba en él, que no lo iba encontrar vivo. Yo le pedía a mi mamá que buscara a mi hermano”, dijo Orlando.

Justo David dijo que ya había perdido las esperanzas de encontrar a la mujer que le había dado la vida y que por problemas con su padre y razones personales lo había dejado abandonado y separado de su hermano.

“La verdad, últimamente había perdido las esperanzas, yo también intenté por todos los medios tratar de encontrarlos”, expresó Justo David.

Cuando estos hermanos fueron separados eran tan pequeños que ninguno de los dos recuerda los días que convivieron en su niñez.

Tras este reencuentro la madre y sus dos hijos aseguran que como familia trabajarán para recuperar parte del tiempo han perdido. Comparte esta emotiva historia.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!