El drama de una pareja obligada a vivir desde hace 5 meses con sus 2 pequeños en un auto

Una pareja de 30 años de edad, con dos niños pequeños, atraviesa el drama de tener que vivir a la fuerza en un auto desde que en el pasado mes de diciembre fueron desalojados de su vivienda en Alzira, Valencia (España).

Les habían ofrecido una vivienda social que supuestamente ya les habían adjudicado oficialmente desde hace 5 meses, pero por trámites burocráticos hasta la fecha no llega, y sinceramente piensan que nunca llegará.

La pareja, cuya identidad no ha sido revelada, confiesa que ellos no quieren limosnas, sino apenas un “pequeño empujón que les permita volver a empezar y llevar su vida con dignidad, como lo hicieron antes hasta que todo se torció”.

“Vivíamos en un piso alquilado y cuando quise que mi hermana, que tenía ciertos problemas económicos, se viniera a vivir con nosotros nos echaron sin siquiera dejarnos recuperar muchas de nuestras posesiones”, relató el hombre.

Pero su peor angustia ni siquiera es la miseria absoluta en la que viven, ya que sus únicas pertenencias han quedado reducidas al vehículo en el que duermen, sino que temen que por su situación les quiten la custodia de sus dos pequeños, el último de 9 meses.

“Nos desvivimos por nuestros hijos, tengo miedo de que nos los quiten. Nunca hemos dependido de nadie, siempre hemos salido adelante conforme hemos podido. Pero ahora sí que necesitamos una pequeña ayuda, pero no llega”, es el lamento de la madre.

Los padres, por su parte, tratan de que los niños pasen el mayor tiempo posible con los abuelos, ya que el auto es lo más inhóspito, tanto durante los días del crudo invierno, como en los de calor.

El hombre tiene un trabajo temporal, y la mujer está culminando un curso de peluquería, con el que piensa tener algo más de oportunidades.

“No queremos que nos mantengan, simplemente lo justo para que podamos volver a empezar, pero ni eso tenemos. Nos sentimos defraudados por las instituciones”, dice la mujer.

Hasta el momento, reciben ayuda de organizaciones benéficas como Cáritas San Juan, El Norte Perdido y de la parroquia. Lo poco que han recibido durante estos meses lo han utilizado nada más que para comer, pero ni siquiera tienen dónde almacenar la comida.

Levante

Incluso la diócesis se ha volcado con la pareja, que a través de un mercadillo solidario obtendrán fondos destinados a ayudarlos, además de aliviarlos cada vez que pueden y procuran que nunca les falte comida.

Por su parte, Cáritas, incluso está dispuesto a firmar como garante en el caso de conseguir un alquiler económico que permita que la pareja deje de vivir en la calle.

“No podemos vivir siempre en un auto lleno de trastos. Sólo necesitamos la casa y la ayuda para hacer frente a dos meses de alquiler que nos habían prometido, si tuviésemos esa estabilidad podríamos volver a depender de nosotros”, concluye el afligido hombre.

Es una dura realidad que tristemente se puede contar por cientos a nuestros ojos. Esperamos que esta pareja pueda finalmente resolver su situación y que el gobierno termine por cumplir lo que les prometió. ¡Comparte esta noticia!

¿Te gustó?
Etiquetas:

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!