Su piel se desprende por completo cada 10 o 12 días y cuenta los detalles de su condición

Jeyza Gary es una modelo que padece una condición muy poco conocida en todo el mundo: ictiosis. Cuando nació, los médicos notaron que su piel lucía muy brillante así que decidieron llevara a la Unidad de Cuidados Intensivos para someterla a la lámpara de calor.

Los días pasaban y su piel no mostraba ningún cambio y nadie conseguía respuestas. Era una bebé completamente saludable pero su piel no paraba de pelarse y mudarse cada cierto tiempo.

La Ictiosis afecta a una de cada cien mil personas. Las personas con esta condición no sudan así que deben protegerse del sol.

Se trataba de una condición tan extraña que muchos no pudieron saber qué era lo que tenían frente a sus ojos. Finalmente, un especialista en la Universidad Duke le dio a su familia la respuesta que tanto habían buscado: Jeyza tenía ictiosis, una enfermedad cutánea que se origina a nivel genético. Cuando comenzó a ir a la escuela, Jezya se dio cuenta de que era diferente a los demás.

“No sabía que estaba bien no lucir completamente igual que el resto de las personas”.

Cada año, al comenzar las clases; su mamá se levantaba frente al salón de clases junto a ella para explicar a todos sus compañeros que su pequeña hija era completamente normal; sólo que tenía las mismas cualidades de algunos animales asombrosos.

“¿Alguna vez han visto una lagartija o una serpiente? Ella es así. Cada 10 o 12 días su piel se muda. No es contagioso. Ella es como cualquiera de ustedes”.

Años después, Jeyza descubrió su profesión. Cuando era adolescente se sentía muy insegura y trataba de usar maquillaje para cubrir la manera tan peculiar en la que lucía su piel.

Siempre deseó conocer a alguien con su condición para poder tener una especie de rol; así que decidió que ella se convertiría en modelo para ayudar a crear conciencia sobre las personas como ella.

“No se trata de mí. Se trata de que otras personas me vean y sientan el valor que necesitan”.

No fue nada sencillo. Fue rechazada en muchas agencias de modelaje y pensó que simplemente nadie quería ver a alguien con tonos de piel constantemente cambiantes.

“Ahora me siento orgullosa de tener dos tonos de marrón a la vez. Te suelo dar doble dosis de melanina. Mi piel es arte”.

Finalmente, la agencia We Speak Model Management la llamó y la invitó a Nueva York para una sesión de fotos. El resultado fue todo un éxito y desde entonces su carrera no ha hecho más que ir viento en popa. Ahora ha llegado a las portadas de Vogue Italia y se ha convertido en la voz de miles de personas que viven con miedo de mostrarse tal y como son.

Jeyza ya tiene casi 10 mil seguidores en su cuenta de Instagram

No hay duda de que Jeyza es una gran fuente de inspiración. Ha demostrado que el enorme valor que tiene la diversidad y que con un poco de perseverancia se puede alcanzar cualquier meta a pesar de que parezcan prácticamente imposibles.

Comparte la historia de Jeyza para propagar el importante mensaje que está transmitiendo por todo el mundo.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!