Nunca pensó que ponerse implantes mamarios sería la peor decisión de su vida

Kathy Richmond tiene 38 años y es madre de cuatro niños, viven en Reading Berkshire. En el 2006 se hizo una cirugía donde pasó de la talla A a la G. Desde entonces, tuvo que gastar más de 50.000 euros para tratar una enfermedad ocasionada por una reacción alérgica a los implantes mamarios que se colocó.

Sufría de una enfermedad de Implante de Seno, se trata de un síndrome que aún no es muy conocido entre los médicos pero que puede llegar a ser letal, el problema de esta afección es lo difícil de erradicar.

Muchas mujeres lo han llegado a sufrir después de haber sido sometidas a una cirugía de aumento mamario, algunos síntomas incluyen desde cansancio, hasta alergias.

Así lucía Kathy antes de la cirugía, en el 2006:

“Experimenté varios síntomas a partir del 2009, pero fue hasta el 2014 cuando enfermé gravemente. Llegué a sufrir urticaria, niebla cerebral, aumento de peso, depresión, vértigos, pérdida de cabello, y muchas otras cosas más“.

“Comenzaron a salir manchas en mi cara, desde niña no había vuelto a tener asma y gracias a esto comencé a tenerlo de nuevo, desarrollé ansiedad y hongos formados en mis uñas. Fue una calamidad tras otra, era terrible

Yo no odiaba mis pechos, pero después de tener a mi hijos cambiaron, solo quería arreglarlos estéticamente. Al principio me parecieron geniales, el problema vino después cuando comencé a sentirme enferma”.

La cirugía para el implante le costó más de 6 mil euros, pero lo que no sabía es que durante los siguientes 9 años gastaría hasta 60.000 euros en toda clase de remedios.

“Visité a mi médico de cabecera y me dijo que tenía problemas en la tiroides, aunque no sabía a qué se debían. Vi a un reflexólogo y me sometí a un drenaje linfático, también vi a un curandero funcional, e inicié una terapia que se centra en las interacciones entre el medio ambiente y los sistemas gastrointestinal endocrino e inmunológico”.

VER TAMBIÉN:  Impactantes imágenes de cómo han quedado hoteles de lujo tras el paso del huracán Irma

Después intenté con la curación de reiki, una forma antigua de medicina, probé la acupuntura, pero nada de esto funcionaba, seguía cada vez más enferma. Fue devastador“.

Después comencé a notar la coincidencia de las fechas en que me coloqué los implantes y el inicio de mis malestares físicos. Al final todo se solucionó cuando me retiré los implantes“.

Ella no tomará ninguna acción legal contra nadie, ahora solo se arrepiente de haberse sometido a ese procedimiento estético.

“La buena noticia es que ya me siento mejor, tan pronto como fueron removidos sentí una ligereza en mi pecho y mi salud comenzó a mejorar. Lo único que me queda ahora es hablar de esto, así otras mujeres no tendrán que pasar por lo mismo que yo“.

Daily Mail

Sin duda es un caso muy raro y es difícil de creer que pasó tantos años enferma y no lo había relacionado con los implantes. Lamentablemente las cirugías estéticas pueden tener repercusiones negativas, antes de someterse a alguna cirugía las personas deben estar completamente enteradas de las consecuencias y riesgos.

Comparte esta nota para evitar que esto le suceda a otras mujeres.

NUESTRO VIDEO DEL DIA

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!