Nunca pensó que la cirugía para aumentar sus senos arruinaría su vida – Caso de mala praxis

Mucho se ha hablado de los extremos a los que parece estar dispuesto a llegar el ser humano con tal de alcanzar estándares de belleza que, con el paso de los años, se han vuelto cada vez más imposibles.

Sin embargo, este caso no se trata de una operación exagerada y descabellada que por su misma naturaleza resultó en un desastre irreversible arruinando la vida de la persona que decidió someterse a tal tratamiento sino de un caso de mala praxis.

Esta trágica historia se centra en los acontecimientos que llevaron a la joven Linda Pérez de apenas 18 años de edad a un estado de dependencia total de sus padres ya que tras unos minutos de haber finalizado lo que parecía una simple operación de aumento de mamas, la joven comenzó a experimentar dificultades para respirar.

Su presión sanguínea disminuyó dramáticamente causando que fuese llevada de urgencia al hospital en estado inconsciente, poco después entró en un coma que duró dos meses.

La operación se había realizado en el centro cosmético Coral Gables en Miami, Florida en Agosto del 2013, donde pagaron 2.800 dólares.

Después de los acontecimientos que llevaron a Linda a un estado de coma, salió a la luz que el anestesiólogo que la había tratado, el doctor Mario Albert Díaz, ya tenía cargos por mala praxis y su licencia médica había sido removida; sin embargo, sin importar los esfuerzos del abogado de la familia Pérez solo fue posible recuperar una fracción de lo que se había pagado ya que no contaban con seguro.

Tras dos meses en coma, Linda despertó, esto obviamente alegró muchísimo a sus padres; sin embargo, por la falta de oxígeno que sufrió su cerebro, Linda presentó un severo daño cerebral causando una pérdida casi total de lo que en algún momento fue una joven vibrante de 18 años, actualmente ella es incapaz de cuidarse a sí misma ni a su hijo de 6 años.

VER TAMBIÉN:  Un anciano de 84 años evita un robo enfrentando a 3 asaltantes fuertemente armados

“Linda Pérez tenía 18 años cuando llegó al centro cosmético Coral Gables para un procedimiento de ‘rutina’ en agosto de 2003. Ella dejó el centro en coma y se mantuvo en estado vegetativo por aproximadamente tres meses”, dice el abogado de la familia Pérez, quien decidió abrir una página de GoFundMe para recaudar fondos y así ayudar a cubrir los gastos médicos “astronómicos” de Linda, quien no es capaz de caminar, comer o ir al baño si no es asistida.

Daily Mail

Actualmente, más antecedentes del doctor Díaz han salido a la luz, si bien su licencia médica se encontraba activa en la página oficial del departamento de salud del estado, dicho organismo había llenado una queja administrativa contra él; el departamento también logró un acuerdo en el que Díaz se veía obligado a pagar 10.000 dólares en multas en enero de este año.

Indiferentemente de las decisiones de las personas al someterse a una operación como esta, no es justo que terminen en una situación tan grave debido al mal procedimiento de los médicos.

Es necesario que este tipo de eventos dejen de ocurrir, difunde esta noticia con tus amigos.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!