“No quiero saber cuánto tiempo me queda” – El destino le dio una mala jugada a Zak, de 33 años

Las enfermedades llegan a la vida de una manera inesperada, muchas veces se trata de padecimientos tan graves que quebrantan el día a día.

Zak Gleeson, un padre de 33 años, originario de Torquay, nunca imaginó que una visita al médico por un dolor en el cuello terminaría con un diagnóstico tan terrible… cáncer terminal de pulmón.

Zak y Lois, su mujer están devastados ante la noticia. Su historia de amor se tiñó de tristeza. Zak siempre soñó con tener una estabilidad familiar, ahora que la tiene se ve afectada.

Es padre de Layla-Mae, una hermosa niña que cumplió un año el mes pasado, apenas está conociendo la vida. Su esposa comenta que es un padre muy cariñoso.

Esta pareja no se explica cómo es posible que Zak tenga esa enfermedad. Él es un hombre que nunca ha fumado, fanático del gimnasio, asiduo jugador de fútbol, siempre ha llevado una vida tranquila y sana.

Lois comentó que estaba incrédula ante el diagnóstico. Después de un montón de pruebas encontraron células cancerosas en los pulmones y huesos de Zak. Inició un ciclo de quimioterapia de dos meses, pero le ha pedido a los médicos que no le digan cuánto tiempo le queda.

Zak, se dedicaba a instalar cocinas y baños, sin embargo, esta terrible enfermedad lo ha limitado en sus capacidades para realizar su trabajo. Lois iba a comenzar un nuevo trabajo justo el día que su marido fue trasladado al hospital.

Él siempre ha sido una persona muy activa, pero ahora está demasiado enfermo para volver a trabajar o a practicar deportes. Es imposible que por ahora se reintegre a sus actividades cotidianas.

VER TAMBIÉN:  Jaxon, el bebé que sobrevive sin parte de su cráneo cumplió su sueño de conocer a Santa

Los costos del tratamiento son altos por lo que Dave Kendall, amigo de la infancia de Zak organizó una campaña de crowdfunding para apoyar a su familia en JustGiving.

Familiares, amigos y desconocidos que leyeron en las redes sobre el caso de esta pareja reaccionaron a la solicitud. El monto recaudado llegó rápidamente a 31.000 dólares.

Dave dijo que Zak es un excelente hijo y hermano, es un padre cariñoso y el mejor amigo que cualquiera pueda desear. Es un gran hombre, una persona amada y querida por todos.

Durante su permanencia en el hospital ha padecido dolores intensos, es una enfermedad terrible, pero él nunca se ha quejado.

Dave comentó que Zak siempre quiso formar una familia, su prioridad era tener una vida tranquila y familiar. Decidió trabajar con el padre de su mujer, pero ahora ya no puede continuar.

También organizaron un evento de boxeo para sumar esfuerzos en la recaudación de fondos para la familia en The Foundry en Torquay el 25 de noviembre.

Los mensajes recibidos en la página de JustGivinig han sido muy reconfortantes. Todos trasmiten apoyo, esperanza, le inyectan energía a Zak, Lois y a su pequeña hija.

Daily Mail

Las personas que han escrito le piden que se mantenga fuerte, le dicen que los donativos cubrirán los gastos, pero es necesario que tenga fortaleza para resistir ese doloroso camino.

Otros expresan sus sentimientos encontrados porque no es justo que ningún niño no tenga la posibilidad de crecer junto a su padre.

Ciertamente es una enfermedad que trae consigo consecuencias graves y dolorosas. Pedimos oración por Zak para que el tratamiento pueda darle una oportunidad de vida. ¡Comparte con tus amigos!

VER TAMBIÉN:  Muere un turista al caer desde una cascada de 60 metros en Tailandia mientras tomaba fotos
¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!