“No quiero que me tengan lástima” – El cáncer empaña la alegría de la llegada de su bebé

Cuando Kassandra Cerda tuvo su segundo embarazo, recibió una noticia que la dejó en lágrimas. Tenía cáncer de mamas y debía recibir tratamiento de inmediato. El bebé que venía en camino necesitaría ser mucho más monitoreado.

Kassandra recibió la noticia cuando entró en la semana 20 de su embarazo.

Pensó que se trataba de un simple chequeo médico, pero fue así como comenzó una agotadora batalla contra el cáncer. Ahora, han pasado un par de meses y Kassandra quiere dar a conocer su historia para inspirar a muchas otras personas que estén pasando por una situación similar.

“Cuando estás embarazada no imaginas que algo así pueda suceder. El cáncer simplemente no discrimina”, dijo Kassandra.

La madre pasó gran parte de su embarazo recibiendo un tratamiento que incluía ciclos de quimioterapia. El cáncer, sin embargo, se había extendido hacia sus ganglios linfáticos. El panorama era devastador pero Kassandra estaba decidida a dar lo mejor de sí y siempre pensó en el bienestar de su bebé.

“Cuando escuchas la palabra ‘cáncer’ lo que realmente escuchas es que vas a perder la vida”, dijo Kassandra.

Logró dar a luz el 17 de junio, tan sólo una semana antes de la fecha que había establecido el médico, el pequeño nació completamente sano y salvo, la agotada madre sólo contaría con dos semanas para recuperarse y compartir junto a su bebé.

Luego tuvo regresar al hospital para continuar con sus ciclos de quimioterapia y retomar la lucha contra el cáncer.

Kassandra dio a luz con 27 años de edad.

Sus familiares están reuniendo fondos para poder costear todo el tratamiento, así como también para asegurarse de que los pequeños de Kassandra tengan apoyo económico mientras su madre no puede trabajar.

“Van a realizar nuevas pruebas para determinar si los tumores han disminuido de tamaño. Espero que sí. De lo contrario no sé qué será de mí”, dijo Kassandra.

Es un alivio saber que el bebé se encuentra a salvo, pero su dedicada madre todavía tiene un incierto camino por delante.

Ahora que su historia se ha dado a conocer en las redes, Kassandra está decidida a convertirse en una voz de aliento. Son muchas las personas que enfrentan cada año la batalla contra el cáncer y quiere recordarles que jamás deben rendirse.

“No quiero que me tengan lástima. Ese no es el punto. Quiero que recuerden que no hay derrumbarnos ante los obstáculos”, asegura Kassandra.

Esperamos que Kassandra pueda recuperarse por completo para lograr disfrutar en casa junto a su familia. Su determinación es una verdadera fuente de inspiración. Afrontar un embarazo y la lucha contra el cáncer no es tarea sencilla pero ella sigue despertando cada día con la mejor de las sonrisas.

No dudes en compartir el inspirador mensaje de Kassandra. Necesitamos más personas como ella en este mundo.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!