“No me quedo tranquilo, eché la basura donde no era” – Corregir su error le costó la vida

José María López, un hombre jubilado de 79 años, perdió la vida el pasado domingo después de asomarse en un contenedor de basura en el barrio de Valdebernardo, en Madrid.

Desde hace años él sentía el compromiso de crear consciencia sobre la importancia del reciclaje, decía constantemente: “Hay que dejar un mundo mejor a nuestros hijos”.

El día que una tragedia lo sorprendió llovía y hacía mucho frío, había transcurrido media hora desde que salió de su vivienda junto a su perrita para tirar la basura.

Cuando regresó a su casa repasó lo que había hecho y se percató de que había depositado la bolsa en el contenedor incorrecto.

Le dijo a Pepa Martín, su esposa: “Pepa, no me quedo tranquilo, he echado la basura donde no era”, ella le respondió que se despreocupara por el asunto.

Pero él de inmediato volvió a salir para corregir su error, sus principios ecológicos no le permitían esa falla.

Pepa notó que había pasado un rato y él no regresaba, salió tras sus pasos y se encontró con la aterradora escena de varios vehículos de la policía y un cuerpo cubierto en el suelo.

“Estoy buscando a mi marido”, les dijo ella a los agentes.

La policía le pidió la documentación de su esposo, ella regresó a su casa a buscar su DNI, y cuando lo vieron comprobaron que se trataba de la misma persona.

Los agentes le explicaron lo que había pasado, su esposo había fallecido presuntamente de un infarto al intentar cambiar de contenedor la bolsa de basura que había tirado.

Inicialmente se difundió el rumor de que había muerto atrapado en el contenedor, pero realmente se desplomó repentinamente después de haberse asomado.

José María era jubilado de Standard Eléctrica, el pasado lunes, un día después del accidente cumplía 80 años.

A su familia le toca enfrentarse a una dolorosa tragedia por tercera vez, hace unos meses murió el nieto de José María y él había estado muy afectado por su pérdida.

Él era abuelo de Víctor López, el joven de 20 años que se encontró con un vehículo que circulaba en dirección contraria el pasado 19 de septiembre.

El hombre que conducía permanece en prisión tras ser acusado de homicidio a la espera de juicio. La noticia estremeció a España, causó indignación que los primeros días, el que provocó el accidente quedó en libertad con cargos.

La familia de Víctor emprendió una campaña para endurecer las penas contra los actos delictivos cometidos al volante.

Meses antes de la muerte de Víctor, su hermano, Roberto también falleció. Pepa y José María se despidieron para siempre de dos de sus nietos en menos de un año.

Tras las tragedias permanecieron unos meses en Galicia aferrados a su fe mientras reflexionaban sobre las pérdidas que sufrieron.

El viernes se celebrará una misa en su parroquia, San Gregorio Magno, donde era muy querido por la comunidad. Junto a su esposa, José María colaboraba en Cáritas, también participaban en retiros y peregrinaciones.

El alcalde Pedro del Cura, participó en el acto fúnebre con la familia le dedicó un homenaje a José María y a sus dos nietos.

La familia plantó un árbol y levantó un monolito donde se lee: “Que lo que más quieres no te falte”.

Esa frase la tenía tatuada Roberto, y tras su muerte, Víctor también la dibujó en su piel con un árbol de la vida. Comparte esta lamentable noticia.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!