Niño tiene que ser llevado Urgencias tras jugar en los columpios y su madre advierte del peligro

Ser padre no es nada fácil, y aunque se crea se conoce la lista de cosas que son riesgosas para los menores, siempre surgen nuevas cosas que agregar, por ejemplo: dar vueltas en los columpios.

Esto lo comprobó Rebecca Jordan, cuando tuvo que llevar a su pequeño a urgencias después de que éste se sintiera mal sólo por haber disfrutado un rato agradable en los columpios. 

La familia de Rebecca Jordan

Definitivamente, no hay un solo niño que se resista al encanto de los columpios, la velocidad, el impulso y los giros son algo que a todos los niños les gusta disfrutar. Pero lamentablemente, una desgracia ha demostrado que columpiarse en exceso puede tener graves consecuencias. 

Rebecca Jordan publicó en redes sociales una advertencia sobre las consecuencias que sufrió su pequeño hijo por dar vueltas en un columpio, y claro, la posición correcta para disfrutar ese momento era tener la cabeza echada hacia atrás. 

Se podía ver notablemente el cambio de color en la cabeza del hijo de Rebbeca

Después de que sus amigos lo ayudaron a darle vueltas a las cadenas que sostenían el columpio y que éste y el niño giraron a una gran velocidad, el pequeño se bajó del columpio y se desmayó en seguida, ante la mirada sorprendida de su mamá y de sus amigos. 

Además de desmayarse, mi hijo me dijo que le dolía muchísimo la cabeza  y que le costaba trabajo respirar, por lo que decidí llevarlo a urgencias”, declaró Rebecca. 

Rebecca creyó que se trataba de una lesión cerebral, y las placas que le tomaron indicaron que se trataba de algo similar al síndrome de bebé zarandeado. Además la cabeza del pequeño había adquirido un fuerte color rojo, como si hubiera estado expuesto a un fuerte sol por horas, y su carita tenía manchas rojas, incluso en los globos oculares. 

“Los médicos y las enfermeras no podían creerlo, nunca habían visto algo así, además se aseguraron de revisarlo bien para estar seguros de que no fuera algo mucho más grave, fueron muy atentos con él”, dijo Rebecca. 

Afortunadamente, el pequeño se recuperó pronto

Por suerte, el pequeño se recuperó pronto, ya que no había sufrido daño cerebral, ni tenía inflamación ni lesiones internas. 

“Sólo quiero compartirles lo que nos sucedió, para que eviten que sus hijos giren demasiado en el columpio y terminen en el hospital, todos debemos tener cuidado con esto”, escribió Rebecca.

Sin duda, este aviso es muy importante, ahora ya se sabe de las consecuencias que puede traer el dar demasiadas vueltas en los columpios, seguramente a nadie se le hubiera ocurrido pensar que esto podría suceder. 

Comparte esta nota para que la importante advertencia de Rebecca llegue a más padres y seamos conscientes de poner atención en cómo usan nuestros hijos los juegos en los parques. 

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!