Una mujer encuentra al criminal en serie más buscado de los últimos 40 años

La policía de California ha estado tras la pista de uno de los peores criminales en serie de la la historia de Estados Unidos durante más de 40 años. Y cuando pensaban que todas las pistas se habían agotado y dar con el criminal parecía imposible, finalmente una científica ha sido quien ha logrado dar con él entre un millón de personas.

Los agentes llamaron a la puerta del expolicía Joseph James DeAngelo y lo detuvieron gracias al exitoso trabajo de investigación de Barbara Rae-Venter.

A este hombre de 72 años se le acusa de haber arrebatado la vida a 12 personas, abusado de 50 y asaltado a 100, entre 1974 y 1986.

Barbara Rae-Venter es una doctora en biología y abogada retirada que se especializó en investigar árboles genealógicos.

Ha sido la revista científica Nature quien ha destacado el valioso aporte de esta mujer, calificándola como una de las personas más importantes de 2018.

Una muestra de semen preservada en un congelador habría permitido secuenciar el ADN del famoso autor de los crímenes de los 70 y 80, pero el problema al que se enfrentó siempre la policía era que se desconocía su identidad.

Los investigadores publicaron entonces los datos genéticos del perseguido por la justicia en GEDmatch, una especie de red social en la que casi un millón de personas incluyen sus perfiles genéticos con el fin de buscar sus ancestros.

De ese modo, la policía dio con 20 primos terceros del sujeto y así encontraron a un tatarabuelo suyo que vivió en el siglo XIX.

Rae-Venter se dedicó a reconstruir el árbol genealógico de ese ancestro hasta la actualidad durante más de 4 meses, marcando a los posibles sospechosos: hombres nacidos entre 1940 y 1960 que vivían en California en el tiempo en el que se cometieron los crímenes.

VER TAMBIÉN:  La última excentricidad que hicieron Beyonce y Jay Z por sus gemelos está causando revuelo

Y aunque en un principio parecía como hallar una aguja en un pajar, DeAngelo fue identifcado como el hombre que buscaban.

La policía de Sacramento empezó a seguirlo hasta que consiguió una muestra actual de su ADN, probablemente rescatada de su basura. Y de repente se encontraron con lo que buscaron durante décadas: el ADN del sujeto y el de DeAngelo eran el mismo.

“Si no fuera por Barbara probablemente seguiríamos reconstruyendo árboles genealógicos. Ella nos dio un orden y un conocimiento imprescindibles”, dijo Paul Holes, uno de los responsables de la investigación.

Rae-Venter se encuentra ahora colaborando en otros 50 casos.

“Fue un trabajo extraordinario por la enorme cantidad de datos que hubo que manejar, probablemente información sobre más de 1.000 personas que hubo que investigar con muchísimo cuidado”, dijo Erlich, jefe científico de una de las principales empresas del mercado de los árboles genealógicos.

Otros 13 sospechosos han sido detenidos con el mismo método.

Un estudio dice que bastaría un registro de perfiles genéticos del 2% de la población adulta de Estados Unidos para localizar a los parientes de casi cualquier ciudadano del país a partir de una muestra de ADN anónima.

“Estamos sin duda ante el futuro de la genética forense”, asegura Erlich.

Por ahora todos estos casos se concentran lamentablemente exclusivamente en Estados Unidos porque esa es la nacionalidad de la mayoría de personas que cuelgan su ADN en las bases de datos, y sólo si hay información de millones de personas, el método puede resultar eficaz.

EP

Es un valioso aporte lo que esta mujer ha hecho al mundo. Saber que un criminal menos anda libre por las calles es de agradecer. Comparte este relato que parece de película con todos tus amigos.

VER TAMBIÉN:  Hannah, de 15 años, recibió una emotiva sorpresa durante su lucha contra el cáncer terminal
¿Te gustó?
Etiquetas:

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!