Muere la niña con cáncer que su papá llevó en brazos porque la policía no los dejó pasar

Abigail Milagros Jiménez, de 12 años fue diagnosticada con sarcoma de Ewing, un cáncer que se produce en partes óseas y tejidos blandos, ella tenía lesiones en la pierna izquierda. Mientras padecía el dolor de su enfermedad y el tratamiento que recibía sufrió un incidente que se hizo viral en las redes.

El 16 de noviembre del año pasado, transitaba en el auto de sus padres cuando los policías de un control le denegaron el acceso a la provincia de Santiago del Estero, en Argentina, donde viven, debido a las restricciones de circulación establecidas por la pandemia de coronavirus.

La familia regresaba de la consulta médica de Abigail en el Hospital de Niños de la provincia de Tucumán, al salir no tuvieron ningún problema, jamás pensaron que las autoridades les prohibirían transitar para volver a casa. Los retuvieron durante más de dos horas.

Uno de los policías les exigió una autorización o un pase de emergencia, y aunque les explicaron su situación mostrándoles la herida de la niña en su pierna, no hubo forma de que ellos se sensibilizaran. Ni siquiera les conmovió el llanto desesperado de la menor que estaba adolorida, débil y sofocada con el calor.

Así que el padre, con ansias de que su hija pudiera recuperarse en la comodidad de su hogar la cogió en brazos y recorrió 5 kilómetros para poder llevarla.

Las imágenes del padre cargando a Abigail se difundieron en las redes y no tardaron en darle la vuelta al mundo.

Desde entonces, una ola de críticas se desató sobre la actuación de los policías. El caso tuvo tanta repercusión que el gobernador Gerardo Zamora emitió un comunicado disculpándose con la familia de Abigail.

La pequeña Abigail presentó una mejoría y pudo pasar la Navidad junto a su familia.

Poco después se descompensó, la trasladaron en un avión sanitario de la provincia al Hospital Universitario Austral, en la localidad de Buenos Aires de Pilar.

Abi, como cariñosamente le llamaban sus padres, prefería estar en su casa, así que hicieron las gestiones necesarias para que se trasladaran a la vivienda con todo el equipamiento médico y los fármacos necesarios para su cuidado.

Carmen, su madre, relató: “Su situación es crítica, delicada y los médicos nos dijeron que nos preparáramos para lo peor, lamentablemente. Ella está lúcida, no está dormida, nosotros no queremos que la duerman. Por deseo de ella y decisión nuestra la trasladados a casa para que pase su última etapa, pero le pedimos a todos que sigan rezando por ella”.

Lamentablemente, el pasado 31 de enero a las ocho de la noche, Abigail cerró sus ojos para siempre dejando a sus padres desconsolados.

Para ellos, es un milagro que hayan podido celebrar la Navidad juntos. Los hermosos recuerdos vividos les ofrecen un poco de consuelo en este momento tan duro. Comparte tan triste noticia.

Etiquetas: