Muere Gabriel Marshall, el niño cuyo padre se tatuó una cicatriz como la suya por amor

La imagen de Gabriel Mashall junto a su padre le dio la vuelta al mundo hace un poco más de dos años, él fue diagnosticado con un raro tumor cerebral y desde que tenía 7 años luchó contra la batalla más dura de su vida.

En la foto se aprecia la cicatriz de Gabriel tras la cirugía a la que fue sometido y la de su padre, quien se la tatuó como un gesto de amor y solidaridad con su hijo.

Josh Marshall, padre de Gabriel pensó que esa era la solución perfecta para que su hijo no sintiera vergüenza de su cicatriz.

En su perfil de Facebook, puedes visitarlo aquí, él solía publicar imágenes de su pequeño y compartía con sus seguidores la evolución al tratamiento que estaba recibiendo.

Lamentablemente, el pasado lunes el padre de Gabriel informó que perdió la lucha contra el cáncer que padecía.

Compartió varias imágenes de su pequeño con un mensaje que decía “Gracias por este último regalo”, donde describe cómo fueron las últimas horas de vida de Gabriel, aseguró que fue un día muy feliz.

A pesar de que despertó sin ánimos se encontró con un amigo cuando iban en camino a ver su médico y recuperó la alegría. Durante el trayecto al salir de la clínica le pidió a su padre que lo llevara a una juguetería para comprar una pistola de juguete, también quiso comprarle un juguete a su hermana.

De pronto se sintió muy cansado, se quedó dormido en el auto y cuando su papá se dispuso a despertarlo él no pudo abrir los ojos.

VER TAMBIÉN:  El inaudito momento en que una joven daltónica ve los colores del atardecer por primera vez

“Hasta luego bebé. Te veo después”, fueron las últimas palabras de su padre.

Desde la última semana de enero el estado de salud de Gabriel empeoró tenía dolores muy fuertes y se paralizó la parte izquierda de su cuerpo, el día que se fue al cielo se despertó y tenía dificultad para comunicarse, “al mirarle a los ojos parecía que no estuviera ahí”, dijo Josh mientras pidió oraciones por su hijo.

“Tengo el corazón roto. No solamente he perdido a mi hijo, sino también a mi mejor amigo”, dijo el desconsolado padre.

Los padres de Gabriel y su hermana lo acompañaron a superar las adversidades en ese duro camino, pensaron que no podría disfrutar de la Navidad del año pasado y decoraron su hogar desde que comenzó el mes de noviembre para asegurarse de que él podría compartir una de sus épocas favoritas.

Es muy triste que Gabriel haya tenido que padecer tanto dolor, ningún niño merece sufrir así, a veces el destino nos sorprende con tragedias que no comprendemos. Esos ángeles que se van antes de tiempo nacen con la especial misión de enseñarle al mundo una importante lección.

CNN / NC

¡Vuela alto Gabriel! Compartamos un mensaje de solidaridad con su familia.

¿Te gustó?
Etiquetas:

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!