Muere el pastor que promovió un tratamiento contra el COVID-19 tras un mes en el hospital

Los buenos actos y gestos de amor que se tienen con los semejantes son las cosas que hacen de una persona un ser inolvidable. Por eso es importante aprovechar el tiempo que se tiene sobre este mundo para hacer el bien, pues nadie sabe en qué momento se podría acabar su vida.

Estas circunstancias son las que protagonizan la historia de Thiago Andrade, un reconocido pastor brasileño al que todo un país llora debido a su inesperada desaparición física.

El religioso de 36 años es una víctima más del miserable virus que tanto dolor y vidas ha cobrado en el mundo desde hace más de un año.

Andrade habría enfermado en noviembre y pasó más de 30 días aferrándose a la vida, pero lamentablemente no le pudo ganar la batalla al virus mortal.

El domingo 03 de enero, este pastor sufrió un paro respiratorio fulminante que puso fin a su lucha.

Andrade se había hecho famoso en redes por defender el uso de cloroquina e ivermectina para prevenir la enfermedad. Lo que él jamás imagino es que terminaría siendo víctima del COVID-19.

Miembro del ‘Movimiento Conservador de São Paulo’, este pastor era un hombre de fe al que se le reconocía por sus obras de caridad y su compromiso con las luchas sociales y la reivindicación de los derechos de las personas menos favorecidas. De este modo fue ganándose el corazón de tantas personas que hoy continúan llorando su partida.

El mismo hijo de Bolsonero, presidente de Brasil, envió condolencias públicas a la familia del pastor.

«Nuestra solidaridad con las familias del activista Thiago Andrade del Movimiento Conservador de São Paulo, fallecido esta mañana. Agradecemos sus esfuerzos para construir un Brasil mejor. Que Dios consuele a la familia», dijo Eduardo Bolsonaro en un twitter.

Francislene Rodrigues, la esposa de Thiago, y su hermano, Daniel Souza, fueron los responsables de dar la noticia de su muerte a través de las redes sociales.

Sin duda cualquier vida es valiosa y siempre tendrá sus dolientes pero la partida de este religioso ha dejado mella en muchos corazones, sólo esperemos que su lucha y su testimonio de vida sigan inspirando a otras personas.

El 2020 se fue, pero lamentablemente no se llevó con él a este temible virus, así que ahora más que nunca es momento de estar prevenidos.

El año arrancó con una nueva cepa de COVID-19 que según especialistas es mucho más contagiosa, por favor cuídate y cuida a los que amas, usa el barbijo y quédate en casa.

El COVID-19 no hace distinción, comparte la lamentable noticia de esta muerte y envíale a los dolientes de este hombre tu más sentidas condolencias ¡Que en paz descanse pastor!