Le rinden homenaje al abuelito que arrullaba y acompañaba a los bebés prematuros en la UCI

Cuando David Deutchman se jubiló se dedicó a hacer una labor extraordinaria que lo hizo merecedor de la admiración de todos: visitaba un hospital infantil de Atlanta, en Estados Unidos para ofrecerle su amor a los bebés prematuros en la Unidad de Cuidados Intensivos.

Durante 15 años, David les ofrecía a los bebés su cariño, se convirtió en el “abuelito de la UCI pediátrica”, los familiares de los pacientes estaban muy agradecidos por su altruista gesto de amor.

Hace tres años, una foto de David arrullando a uno de los bebés le dio la vuelta al mundo, y su labor fue reconocida por miles de personas. Cada martes y jueves él visitaba a los pacientes de la UCI pediátrica cuando sus padres no podían hacerlo.

El pasado lunes, David falleció a los 86 años a causa de un cáncer de páncreas que le diagnosticaron en estadio IV, murió justo un día antes de que se celebrara el Día Mundial del Bebé Prematuro.

Lo que hizo David durante 15 años es uno de los cuidados más importantes para la recuperación de los bebés prematuros que luchan por sobrevivir.

Los médicos han determinado que es esencial que los pequeños reciban contacto físico para poder salir adelante mientras reciben el tratamiento necesario para terminar de desarrollarse.

Para los bebés que nacen antes de la semana 37 hay tres pilares determinantes para su recuperación: el contacto piel con piel, la lactancia materna y que los padres pasen todo el tiempo posible junto a sus hijos.

Cuando nadie podía acurrucar y arrullar a los bebés David les ofrecía su cariño.

“Abrazo bebés. A veces me vomitan, a veces me orinan, y es genial”, decía el abuelito sobre su labor.

Susan Lilly, hija de David, dijo que haber hecho ese voluntariado enriqueció la vida de su papá.

“Para él, lo que más significado tenía era el tiempo que pasaba con sus pacientes y con sus familias. Tuvo una carrera profesional de éxito, pero nunca habló de ella con tanto cariño como lo hacía de su labor en el hospital”, dijo Susan.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, la prematuridad es la principal causa de muerte en niños menores de cinco años. Anualmente nacen 15 millones de bebés antes de tiempo en el mundo.

Los bebés prematuros tienen problemas inmunológicos, respiratorios y otros que requieren que reciban tratamiento durante meses en unidades de cuidados intensivos y en el interior de una incubadora.

Se han comprobado científicamente que el contacto humano tiene amplios beneficios para la recuperación de los bebés prematuros.

En el Hospital Children’s Healthcare de Atlanta le han rendido homenaje, un helicóptero sobrevoló sobre la casa de David mientras una caravana de autos del hospital transitaron frente al que fue su hogar con sus luces encendidas.

Además, pacientes a los que atendió junto a sus familiares, también se sumaron al tributo en una caravana tocando la bocina frente a la casa del amado abuelito para darle el último adiós.

Nadie podrá olvidar a David, quienes tuvieron la dicha de conocerlo siempre conservarán su recuerdo en un lugar especial de su corazón.

David siempre será recordado como un gran héroe, con sus abrazos, mimos y caricias les dio a muchos niños la oportunidad de seguir aferrados a la vida y a sus familias, la dicha de contar con el apoyo del mejor abuelito del mundo. Compartamos un homenaje a este grandioso hombre.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!