«Mi mamá no se salvó» – Habla el hijo de una de las 60 víctimas de un fármaco contaminado

Patricia Jiménez, de 54 años, es la segunda persona que pierde la vida por el suministro de un medicamento contaminado en el hospital de Pemex de Villahermosa, Tabasco, en México.

Pemex (Petróleos Mexicanos), es una empresa estatal del país que ofrece a sus trabajadores y sus familiares directos atención sanitaria en ese centro de salud.

Su hijo, Adolfo Palacios Jiménez, de 27 años, compareció ante los medios entre lágrimas para exigir un castigo para los responsables de administrar el medicamento contaminado a más de 60 pacientes.

La heparina sódica es una anticoagulante que se usa en dosis específicas por tener un alto grado de peligrosidad aunado al desarrollo de la bacteria que se formó en el lote poniendo en peligro la vida de los pacientes.

Adolfo recordó que el pasado domingo celebraron el cumpleaños de su madre, el lunes ella ingresó por sus propios medios al hospital para someterse a una hemodiálisis, pero después volvió a urgencias con vómitos, fiebre y sudoración y no pudo salir.

“A mi mamá le pusieron esa heparina. Nosotros les dijimos a los médicos que le suministraran la que llevamos, porque tenemos que comprarla. A mi mamá se la aplicaron el martes y tuvo la misma reacción que todos los pacientes, regresaron con los mismos síntomas: vómito y fiebre”, relató Adolfo.

En una entrevista que ofreció el hijo de la mujer fallecida, aseguró que le prometió a su madre que su muerte no quedará impune, porque luchó durante cinco años cada martes, jueves y sábado para recibir la hemodiálisis que necesitaba. Indignado, no puede concebir que una negligencia médica fue lo que acabaría con la vida de su madre.

Patricia no fue la única víctima del fármaco contaminado administrado en el hospital mexicano. Se han registrado seis muertes por este caso y decenas pacientes se encuentran ingresados.

“Los doctores no son eficientes. Las enfermeras son chocantes, no hay ese trato humano en Pemex, eso se perdió. Soy trabajador, agradezco que hagan este llamado para que venga en presidente Andrés Manuel López Obrador y vea lo que está pasando. Ahorita están arreglando todo, todo lo quieren disfrazar”.

La señora Patricia era ama de casa, recibía atención médica en el hospital de Pemex por su esposo, quien fue operador especialista en la planta Cactus II, su hijo Adolfo es empleado activo en Cactus IV, en el municipio de Reforma en Chiapas.

Durante la tarde del pasado miércoles el cuerpo de Patricia fue velado por sus familiares, amigos y vecinos en su casa, alrededor del féretro había coronas de flores y sobre la pared colgaron un retrato de ella.

La noticia ha causado conmoción, muchos familiares protestan exigiendo justicia por la heparina, un fármaco usado para limpiar la sangre, contaminada con la bacteria Klebsiella spp.

Patricia es la segunda víctima mortal registrada, la primera fue la de un paciente que falleció el pasado 29 de febrero.

Ante la polémica, Pemex emitió un comunicado informando que 42 pacientes están bajo seguimiento por la administración de Heparina Sódica, 16 permanecen ingresados en el hospital y 4 están en la unidad de cuidados intensivos.

Asimismo, señalaron que el reporte del laboratorio clínico reveló que en el fármaco se desarrolló la bacteria de Klebsiella spp, y los hemocultivos de los pacientes han dado positivo en la misma bacteria.

Pemex también informó que se interpuso una demanda contra quien resulte responsable de los hechos. Aunque los familiares de los pacientes consideran obvio que el daño se produjo por negligencia del personal médico del hospital.

Adolfo llora la muerte de su madre y asegura que no descansará hasta que se haga justicia:

“Mi mamá lamentablemente falleció, y para ellos va a quedar como una muerte simple, nada más. Hay unos pacientes que están ahí, espero primeramente que se recuperen, y mi mamá no pudo ganar esta batalla, y la perdió lamentablemente”.

El presidente de México López Obrador dijo que realizan una investigación para determinar las responsabilidades en la irregularidad cometida.

El pasado lunes, el personal de la Comisión Federal para la protección contra Riesgos Sanitarios hizo una visita de seguimiento al lote contaminado del medicamento.

Resaltaron que los pacientes que tienen garantizado el suministro de sesiones de hemodiálisis serán supervisados para que se realicen con condiciones adecuadas y con un servicio integral.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos inició una queja de oficio por indagar presuntas violaciones de derechos humanos a los pacientes afectados en el Hospital Regional de Pemex de Villahermosa.

El caso sigue generando indignación en todo el país, la familia de los pacientes que han sido víctimas de la negligencia solo encontrará consuelo en la justicia. Compártelo.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!