Hace un curioso cartel en el hospital para que las enfermeras no le pidan que amamante a su bebé

Nadie tiene todas las respuestas sobre cómo asumir de la mejor forma el rol de la maternidad. Muchas madres primerizas deben enfrentar ser juzgadas por cientos de personas.

Para Meghan Koziel era el día más feliz de su vida porque daría a luz a su bebé. Lamentablemente años atrás había enfrentado una dura lucha contra el cáncer de mama así que no podía amamantar a su pequeña.

Meghan fue diagnosticada con cáncer de mama cuando tenía 26 años.

A pesar de que la lactancia es una decisión muy personal, las madres que no dan leche a sus bebés suelen enfrentar el escrutinio de la sociedad. En la mayoría de los casos, cuando una madre no amamanta a su bebé es por motivos de salud o porque simplemente es imposible hacerlo. Éste era el caso de Meghan.

La bebé de Meghan fue bautizada como Kendra Jane en honor a su oncóloga.

Tres años antes de convertirse en madre, Meghan fue diagnosticada con cáncer de mama. Fue sometida a todo tipo de tratamientos pero finalmente tuvo que someterse a una mastectomía doble que cambió para siempre su vida. El tratamiento casi deja a Meghan sin la posibilidad de convertirse en madre pero ella decidió preservar varios de sus óvulos.

“Todos debemos tomar las mejores decisiones para nuestra familia y no es problema de los demás”.

Cuando finalmente logró convertirse en madre, la enorme felicidad de Meghan fue interrumpida cuando muchas de las enfermeras se detenían una y otra vez a pedirle que amamantara a su bebé. Cansada de dar siempre la misma explicación la astuta madre decidió hacer un cartel.

Esta no es zona de amamantar. Es una tarea muy especial, pero por favor sea consciente al preguntar. Nuestro bebé es un milagro y recibirá leche de fórmula. Esta mamá es una sobreviviente”.

Con el cartel de color rosado y con el símbolo de la lucha contra el cáncer, Meghan mostraba con mucho orgullo todo aquello por lo que había tenido que pasar.

“Puse el letrero para evitar confusiones. Sí, tengo implantes pero no tengo senos. Es imposible que pueda amamantar”.

Shareably

Meghan había trabajado durante varios años como terapeuta para niños y sabía que en ese tipo de lugares la información sobre los pacientes podía perderse cuando las enfermeras o los médicos cambiaban de turno. A pesar de que el letrero fue muy bien recibido por todas las enfermeras del lugar, Meghan dijo que todavía es muy criticada por algunas personas en las redes.

“A todas las madres que tengan alguna complicación médica o que sean criticadas por la manera en que cuidan a su bebés les digo: ‘Sigan siendo ustedes mismas’”.

Celebramos la valentía de Meghan al alzar la voz por ella y por miles de madres que deban enfrentar situaciones similares cada día. Compártelo.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!