Marc Askat, un fotógrafo de París, encontró el último búnker de Adolf Hitler – ESTREMECEDOR

Por muchos años la Segunda Guerra Mundial ha sido un tema fascinante al que estudiosos de la materia le han dedicado miles de horas en investigaciones con el objetivo de conocer sobre una de las guerras más atroces de la historia.

Millones de judíos y personas provenientes de diferentes partes de Europa murieron en interminables campos de concentración.

Adolf Hitler protagonista de esta guerra tenía una fascinación por las construcciones de edificaciones impenetrables y ubicadas estratégicamente como factores primordiales en la abominable época.

Marc Askat, fotógrafo profesional de París, ha hecho grandes descubrimientos de intrigantes lugares relacionados con la historia de la Segunda Guerra Mundial. 

Su última aventura representó la más complicada de todas, se trata del último búnker de Hitler.

Durante una peligrosa temporada de caza, Marc descubrió un búnker diferente ubicado en Francia. Tras abrirse camino por el denso bosque se encontró con una edificación de concreto que estaba en ruinas envuelto por la maleza.

El nombre del búnker que encontró Marc fue Führerhauptquartier Wolfsschlucht.

Adolf Hitler ordenaba construir los bunkers mezclando paisajes de laderas montañosas con fuertes y tupidos bosques, lo que resultaba en edificaciones indetectables con grandes extensiones que terminaban convirtiéndose en ciudades subterráneas que podían albergar a miles de personas.

Marc no estaba seguro de lo que encontraría dentro, sin embargo, no dudó en tomar su cámara para documentar su experiencia. Inicialmente no sabía que se trataba de un búnker que se usó para planear la invasión de Gran Bretaña.

El interior de este búnker ha sido un asombroso hallazgo por parte de este fotógrafo. Marc descubrió techos desmoronados, pasillos oscuros y frases militares estampadas en las paredes astilladas cubiertas de musgo.

VER TAMBIÉN:  Nunca pensó que una "gran espinilla" en su rostro pondría en peligro su vida - Advertencia

Interminables pasillos, paredes con miles de historias, cámaras escalofriantes en las cuales aún se escuchan gritos y gigantes hormigones son lo que hacen de estas bases subterráneas lugares que pocos se atreven a entrar y conocer en carne propia todo lo ocurrido dentro de ellas.

Dentro de su peculiar manera de construir los búnkers, Hitler se esmeraba en dejar claro un mensaje… “No son bienvenidos los extraños”.

Este descubrimiento de Marc estaba lejos del único búnker que Hitler tenía en Francia. Las ruinas de los búnkers nazis aún existen en todo el norte de Francia.

La Línea Maginot, por citar otra de las construcciones, fue una muralla fortificada y de defensa construida por Francia a lo largo de su frontera con Alemania e Italia, después del fin de la Primera Guerra Mundial.

Se piensa que la participación de Hitler en el frente Alemán durante la Primera Guerra Mundial, lo indujo a construir la más grande red de búnkers por toda Europa como grandes complejos que sobrepasan los 12 kilómetros de longitud y que podían detener a la más grande masa de soldados provenientes de las diferentes ciudades cercanas a Alemania.

El búnker es aterrador por sí solo, pero saber que una vez estuvo habitado por el hombre más malvado del mundo hace que el viaje a través de la oscuridad sea aún más escalofriante.

Se pensaba que Hitler usaría este búnker secreto ante una seria amenaza. Sin embargo, a pesar de su gran tamaño de construcción hubiese podido servir para el Tercer Reich. Nunca fue utilizado por él más que para la concentración de soldados y personalidades importantes para su entorno de confianza.

VER TAMBIÉN:  Antes de ser un famoso actor de Hollywood tuvo que vender a su perro por una estremecedora razón

Los búnkers se han considerado desde la época de la Primera Guerra Mundial como edificios ocultos aterradores, donde las mentes más despiadadas del nazismo se concentraban para planificar los más crueles ataques a la humanidad del pueblo Europeo y en contra del pueblo judío.

_

Son consideradas ingenierías asombrosas desfasadas para la época en que fueron hechos, capaces de resistir las más implacables embestidas propiciadas por bombas, balas de caños y hasta los incontables kamikazes que ofrecieron sus vidas a cambio de un puesto de honor en la según la guerra mundial.

_

Cuando se habla de búnker, podríamos referirnos a los laboratorios bajo tierra de Hitler, ciudades ocultas y de existencia desconocida para muchas personas de nuestra época, historias asombrosas que quedaron grabadas en paredes y pasillos, secretos durante más de una década que estremecieron al mundo.

Trend

Estas edificaciones nos recuerdan este capítulo espeluznante en la historia. Compártelo.

NUESTRO VIDEO DEL DIA

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!