En este horrible lugar las niñas de 9 años son obligadas a contraer matrimonio

Desde ya hace algún tiempo el Fondo Internacional de Emergencia de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) solicita acuerdos legales para que en Malasia se prohíba el matrimonio infantil ya que incluso en ese país las niñas de 9 años son consideradas aptas física y espiritualmente para casarse.

Hace unos días el Parlamento Malayo aprobó una nueva ley que penaliza el acoso sexual y la posesión de pornografía infantil pero no ha mencionado nada acerca del matrimonio infantil a pesar de que un censo realizado en 2010 constató que más de 82.000 mujeres y 73.000 hombres se habían casado con menos de 19 años de edad.

“No es aceptable que los niños se casen”, ha subrayado en un comunicado la representante de UNICEF en Malasia, Marianne Clark-Hattingh. “En ninguna circunstancia se debería utilizar el matrimonio infantil como excusa para la violación o como una defensa para que los responsables de los abusos eviten a la Justicia”.

“Los niños llegan a la pubertad desde los 9 o 12 años y en ese momento su cuerpo ya es igual que otro de 18 años, por lo tanto física y espiritualmente están preparados para casarse. Su edad no es una barrera para que las mujeres puedan casarse” dijo Shabudin Yahaya, miembro de la coalición Barisan Nacional durante el debate para prohibir el matrimonio infantil.

También dijo que no había nada malo en que una víctima de violación contrajera matrimonio con su violador, pues de esta manera se evitaría enfrentarse a un “futuro sombrío”.

Bajo la ley civil y la ley islámica, las niñas y los niños menores de 18 años se pueden casar. La ley civil establece la edad mínima para contraer matrimonio a los 18 años, pero los menores de 16 pueden estar casados con el permiso del jefe de gobierno de su estado, es decir, que pueden casarse si los tribunales de la Sharia lo permiten.

VER TAMBIÉN:  Excampeona de lucha y embarazada de 7 meses, salva a su perro del ataque de un mastín napolitano

“La ley es más estricta ahora… pero no lo suficiente”. Teo Nie Ching es el diputado de la oposición y fue quien propuso la prohibición de los matrimonios infantiles. La mayoría de denuncias por abuso sexual en el país no culminaron en ningún proceso exitoso. Tan solo 140 de 12.987 denuncias entre 2012 y 2016 terminaron en condena.

La ONU ha recordado que las pruebas científicas y médicas indican que una niña menor de 18 años no está preparada física ni psicológicamente para casarse. Las complicaciones asociadas al embarazo matan cada año en el mundo a unas 50.000 adolescentes de entre 15 y 19 años, mientras que las niñas de entre 10 y 14 años tienen cinco veces más posibilidades de morir durante el embarazo o el parto que las mujeres de entre 20 y 24 años.

A las consecuencias médicas se suman, además, las sociales, ya que el matrimonio infantil interrumpe con la educación y limita las oportunidades de desarrollarse además de que tienden a vivir en un entorno de violencia continua.

El problema se acentúa en la comunidad Rohingya, donde cientos de niñas son raptadas y vendidas como esposas después de huir de Birmania a Malasia. Son consideradas una de las minorías étnicas más perseguidas del mundo y sin derechos por el gobierno.

Los traficantes de personas que trabajan en el sudeste asiático prometen a las niñas tras raptarlas de los campamentos de refugiados de Birmania, un viaje seguro a Malasia, donde el grueso de la población son hombres. Pero por desgracia se encuentran con otra realidad. A menudo son violadas por los traficantes y vendidas como esposas para cubrir la demanda de matrimonios en el país.

Reuters / Europapress

Lo peor de todo es que las personas de esa región ven como algo normal este tipo de matrimonios porque es algo que se ha venido haciendo desde hace décadas. Las mujeres no pueden elegir el tipo de vida que desean llevar y parece que su único mérito en la vida es casarse y servir a sus esposos.

His wives and children: The forgotten victims of Gua Musang’s predator

𝐇𝐢𝐬 𝐰𝐢𝐯𝐞𝐬 𝐚𝐧𝐝 𝐜𝐡𝐢𝐥𝐝𝐫𝐞𝐧: 𝐓𝐡𝐞 𝐟𝐨𝐫𝐠𝐨𝐭𝐭𝐞𝐧 𝐯𝐢𝐜𝐭𝐢𝐦𝐬 𝐨𝐟 𝐆𝐮𝐚 𝐌𝐮𝐬𝐚𝐧𝐠’𝐬 𝐩𝐫𝐞𝐝𝐚𝐭𝐨𝐫A feature story titled “11 and Married: Malaysia Spars over Child Brides” published by The New York Times captured a heart-wrenching story angle that the local press had missed so far — the voices of the wives and children of Che Abdul Karim — a 41-year-old man who is perversely uncompromising in marrying an 11-year-old girl, known by most as Ayu.According to one of his wife, Che Abdul Karim, despite his wealth, had never provided enough money to care for his four children with her, where one child was diagnosed with spina bifida. Note that this is a man who reportedly owns “a fleet of fancy cars”, lives in a “modern villa” and brought his child bride to a hill retreat for a holiday. She also added that her husband had never taken care of their children because he does not even like children, all except for Ayu. The two wives had since banded together and told Che Abdul Karim that he must choose between them and the child bride. It couldn’t be clearer who he had chosen. Before we get any further, let’s just call a spade a spade, a predator a predator. Let’s not all be prim and politically correct and pretend that’s not what we all think of him. The predator’s 14-year-old daughter, who was best friend with Ayu, still could not make sense on how an 11-year-old had become her father’s third wife, and her pubescent stepmother. One could only imagine how confusing and disturbing the whole ordeal is right now for her.It’s almost a month since the story of this child marriage was made public, and all this while, no observable attempt was made by the government to rescue the victims, including Ayu and the family, of this abomination. So far, the only response we got from our Minister of Women, Family and Community Development, is to not lynch this degenerate on social media based on “how we feel about the issue”. YAB Wan Azizah, have you forgotten entirely the commitment you made to all Malaysian women in your manifesto? You pledged to ensure that the legal system protects women’s right and dignity. And YB Hannah Yeoh, after you were sworn in as Wan Azizah’s deputy, remember how you vowed to be the voice of the children in Malaysia and represent those who cannot speak up for themselves in Parliament? You barely spoke on children rights since. To the family members of Che Abdul Karim, if you are at the receiving end of any forms of abuse, or want to seek legal or Shariah counsel, do not hesitate to reach out to the Legal Advisory and Women’s Aid Centre (LAWA) at 03-2203-3884. YouTube: https://youtu.be/Y1AsPca_CLI

Publiée par Malaysian Chinese Association – MCA sur Mercredi 8 août 2018

Es realmente preocupante esta situación porque no hay nadie que las apoye. La gente parece mirar hacía otro lado ante esta situación y si no se hace nada, así seguirá.

VER TAMBIÉN:  Un buen samaritano ayuda a esta angustiada madre… ¡Y a sus diez hijos!

¡Esto debe parar! Comparte la nota, todos deben saber lo que está pasando. Estas pobres niñas y niños necesitan ser escuchados y ayudados.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!