Una niña de 3 años se duerme en el autobús escolar y permanece atrapada dentro más de 5 horas

La existencia y cumplimiento de los protocolos de seguridad es muy importante especialmente cuando se trata de niños.

El caso de Mail Jones, una niña de 3 años es una advertencia para las empresas de transporte escolar. Afortunadamente todo salió bien, pero pudo no haber sido así.

Mail, quien se durmió mientras era transportada a su clase de preescolar en la Escuela Primaria Ogmore Vale en Bridgend, al sur de Gales, se quedó atrapada en el transporte escolar por más de 5 horas.

Mail cayó en un profundo sueño y tras despertar entró en pánico al ver que estaba completamente sola dentro del vehículo escolar.

La compañía de autobuses Davey’s Travel dijo que estaban horrorizados de que esto hubiera sucedido agregando que el conductor estaba devastado.

Después de analizar cómo la niña había quedado atrapada, un portavoz de la compañía expresó que la infante estaba fuera de peligro, y una vez que la hallaron fue atendida y posteriormente le proporcionaron alimentos e hidratación.

La niña se había caído entre los asientos. Ella estaba con su hermana, no es una excusa y no estamos tratando de culpar a nadie.

Ocurrió y nos hemos asegurado de que esto nunca vuelva a suceder. La niña nunca estuvo en peligro, la puerta estaba cerrada con llave por lo que no pudo haberse bajado y el limpiador la encontró.

La atendimos, la alimentamos y la llevamos de vuelta a la escuela”.

La madre de Mali, Amy Gibson de 27 años la había dejado dentro de la unidad y nunca imaginó que se quedaría dormida. Tampoco justifica que el conductor no revisara el autobús al terminar la ruta para certificar que no quedaran niños dentro del vehículo.

Amy no pudo leer el mensaje del colegio donde le informaban que su hija no había llegado hasta las 4:00 pm. Pudo ver el teléfono móvil una vez finalizada su jornada laboral debido a políticas de la empresa donde trabaja.

Recibí un mensaje de texto a las 11:00 am y la escuela me informó la inasistencia de mi hija, pero no hubo ningún intento de contactar a mi esposo”.

Inmediatamente, al conocer la noticia, Amy dio parte a la policía siguiendo los protocolos escolares, pero las autoridades le habían confirmado que estaban al tanto de todo lo que estaba sucediendo.

Cuando me enteré, llamé a la policía y me dijeron que la autoridad local había sido informada. Hablé con la escuela, con la compañía de autobuses y con el departamento de transporte del consejo. Escribí muchas preguntas, pero no recibí ningún comentario al momento».

Un portavoz del consejo de Bridgend dijo que la escuela se reunió con los padres de Mail para ofrecer disculpas y acordar nuevos procedimientos y garantizar que los niños más pequeños estén sentados junto a los hermanos mayores que usan el servicio.

Afortunadamente todo resultó bien. Pero ella estaba muy angustiada y lloró cuando me vio. Dijo que la habían dejado en el autobús”.

Los padres también fueron contactados por un oficial del consejo quien preguntó por el bienestar de la niña.

Según la investigación, el conductor no realizó correctamente la verificación obligatoria del vehículo una vez que llegó a la escuela.

A pesar de las respuestas e información que he recibido, no estoy satisfecha con lo ocurrido con mi hija. Pienso que fallaron muchos protocolos de seguridad en algo tan delicado como un autobús escolar”.

Tras este incidente la compañía de transporte decidió implementar nuevos procedimientos en cuanto a la vigilancia de los autobuses escolares. Las unidades ahora cuentan con un circuito cerrado de cámaras y con tres escoltas durante todo recorrido de ida y vuelta.

Facebook

Mali tomó el autobús ese mismo día en la tarde y al día siguiente y se volvió a quedar dormida, solo que esta vez fue auxiliada por el personal que apoya al conductor con el cuidado de los niños.

Por ahora, la empresa de transporte y el colegio han demostrado a las autoridades competentes que las medidas tomadas han dado respuesta y tranquilidad a los padres de los niños que viajan en estos autobuses.

Gracias a un trabajo disciplinado este hecho no se ha vuelto a registrar. La difusión del caso puede ayudar a otras instituciones a prevenir. Compártelo.