El generoso gesto de una maestra de 5to grado que decide adoptar a su alumno sin madre

Hay gestos de amor que no dejan de sorprendernos y el que hizo esta maestra de Miami es uno de esos actos que ayudan a cobrar la fe en la humanidad.

Lourdes López, de 43 años, dedica su vida a la docencia y siempre está dispuesta a ayudar a sus alumnos no sólo en su rendimiento escolar, sino en su crecimiento personal. Pero un niño en particular tocó su corazón hasta tal punto de querer adoptarlo.

El niño es Scott White, de 12 años, y se llevó la sorpresa de su vida al enterarse que su maestra de quinto grado iba a adoptarlo. Scott tiene una historia complicada, pues desde los 5 años fue apartado del cuidado de su madre porque la mujer tenía problemas de drogadicción.

Desde entonces el pequeño estuvo bajo el cuidado de su abuela pero llegó un momento en el que la anciana no pudo cuidarlo más y fue trasladado a un hogar de acogida.

Para el 2016 una familia se interesó en el niño pero la adopción fracasó. Al año siguiente, Scott volvió a sufrir la misma decepción al no poderse concretar un segundo proceso de adopción. Pero ahora su vida ha cambiado frente a la intención de Lourdes López de convertirse en su madre definitiva.

El encargado del caso de Scott asegura que para el próximo mes la adopción será todo un hecho, pues la familia de Lourdes cumple con el perfil ideal para educar al pequeño. Además, de la buena relación que guarda Scott con la mujer y el progreso que ha mostrado en su clase.

“Comenzó con F y ahora está obteniendo A y B. Es mucho más social, ha perdido peso, está realmente interesado en el fútbol. Es simplemente un niño diferente”, explicó la Sra. López.

La maestra supo que Scott era un niño especial desde el primer momento en que lo vio entrar al aula, por esa razón supo cómo manejar su deficiencia escolar y motivarlo a superar sus problemas familiares.

“Desde el principio supe que Scott era especial. Todos mis estudiantes solían bromear diciendo que yo amaba más a Scott. Sólo sabía que él necesitaba amor”, dijo Lourdes López.

Lourdes acompañada de Scott y sus otros dos hijos.

VER TAMBIÉN:  Las redes enloquecen con el anuncio que hizo Tom Cruise a través de una imagen en Twitter

Ese sentimiento que desde un inicio despertó el niño en Lourdes la motivó a conversar con su esposo George sobre la posibilidad de adoptar al pequeño. Todo esto, después de enterarse del fracaso de una adopción que se había estado tramitando. Era la segunda vez que el pequeño recibía ese duro golpe.

“Llamé a su administrador de casos y básicamente me dijo que tenía dos opciones: darle a Scott un hogar para siempre o considerar criarlo. Lo discutí con mi esposo y él pensó que era una buena idea”, dijo la maestra.

Mientras se concreta el proceso de adopción, Scott ha ido compartiendo con Lourdes, George y los hijos de 10 y 14 años que tiene la pareja. La intención es que el niño pueda integrarse paulatinamente al núcleo familiar, y que establezca lazos afectivos no sólo con su futura madre, sino con su padre y hermanos adoptivos.

Por esa razón, Scott ha pasado de las visitas y tiempo para compartir a quedarse algunos días en casa de la familia, como parte del proceso de adaptación.

Daily Mail

Los hijos de Lourdes se llevan muy bien con Scott, la familia ha sabido darle una buena acogida al pequeño. Por lo cual, la maestra y posible madre adoptiva se encuentra muy feliz. Según señala Lourdes, aunque a veces peleen entre ellos, los jóvenes han sabido cómo arreglar sus diferencias.

Por esa razón,  esperamos que está historia pueda tener un final feliz y que el niño de 12 años tenga el hogar que siempre se ha merecido, junto a personas que puedan brindarle el mayor amor del mundo.

Comparte el increíble gesto de amor que Lourdes López ha tenido con uno de sus estudiantes ¡Hagamos posible que estas historias se multipliquen y más personas se animen a adoptar!

VER TAMBIÉN:  Una mujer intenta darles techo a los desamparados y un hotel los rechaza cruelmente
¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!