Los policías irrumpen en la humilde vivienda de una anciana de 103 años que apenas tenía comida

Lola Rosa es la protagonista de esta historia, el 16 de agosto de 1915, a pesar de tener 102 años se mantenía fuerte, vigorosa, y con lucidez. Demostrando que la juventud se relaciona más con el espíritu que con la edad, ella es conocida en su comunidad por tener una sonrisa en su rostro mientras trabajaba para mantener a su nieto.

Un oficial de policía, Alberto Reyes, estaba haciendo sus rondas en Clark Field Pampanga, en Filipinas, cuando encontró a una anciana que estaba escarbando entre artículos de la basura intentando reunir dinero para el sustento de su familia.

Alberto decidió hacer algo para ayudarla, así que junto a sus compañeros planificó una gran sorpresa. Aunque inicialmente cualquiera pudiera pensar que los agentes atemorizarían a la anciana y a los vecinos, no se trataba de ningún operativo, sino más bien de un acto de solidaridad.

Los agentes de la policía visitaron a Lola en su humilde vivienda llevándole regalos de cumpleaños, una tarta y sobre todo mucho cariño.

En el especial operativo de “allanamiento” le entregaron alimentos, agua, medicinas, y otros donativos para asegurar su bienestar.

Cuando Lola recibió la sorpresa sonrió y aplaudió con los oficiales que le cantaron el “Feliz Cumpleaños”.

Las imágenes capturadas de la visita de los policías a la casa de esta adorable abuela han conmovido a miles de personas y no paran de generar comentarios en las redes de admiración hacia los policías.

Publicada por Raven Threezerosecond Maneuvercompany en Viernes, 17 de agosto de 2018

Las reacciones sobre el gesto de los policías no se hicieron esperar, muchos han expresado su admiración por la solidaridad de los oficiales que quisieron ayudar a la anciana y regalarle un momento inolvidable.

Lola cumplió 103 años y sigue siendo una abuela luchadora y alegre que contagia a todos con su optimismo inspirando a otros a vencer las adversidades manteniéndose fuerte.

Es impresionante que a su edad esté en pie y salga cada mañana de casa a buscar alternativas para obtener ingresos con los que pueda cubrir los gastos de sus necesidades básicas como la alimentación y la salud.

Lamentablemente, Lola y muchos ancianos alrededor del mundo no pueden disfrutar de sus últimos años con la calidad de vida que merecen descansando tras tantos años de trabajo.

Es importante invitar a la reflexión sobre la importancia de tratar con respeto a nuestros mayores ofreciéndoles amor, gratitud, respeto, compañía y bienestar.

Seguro que los policías no podrán borrar de su memoria ni de su corazón el recuerdo de la labor tan especial que hicieron visitando a la anciana.

A pesar de que el hecho sucedió hace meses sigue dando de qué hablar en las redes, el vídeo ha alcanzado 3,9 millones de reproducciones en Facebook.

No te vayas sin compartir estas emotivas escenas con tus seres queridos, vale la pena inspirar a otros con gestos solidarios. Es importante tener una mirada sensible y compasiva hacia los más vulnerables y quienes tienen grandes necesidades.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!