Los 5 hermanitos que sobrevivían en lugares distintos finalmente se reencuentran

El coronavirus le cambió los planes a muchas personas, pero para un grupo de cinco hermanitos ni la pandemia hizo posible que los separaran para siempre y ahora están feliz de haberse vuelto a reunir.

Se trata de los pequeños Thomas, de 8 años, Carter, también de 8, David, de 6, Gabrielle, de 4 y Bryson, de sólo 2 añitos.

Los padres biológicos de estos pequeños sufren problemas de adicción y los chicos han estado a cargo de diferentes hogares de acogida. Después de algún tiempo separados surgió la posibilidad de tener un hogar para siempre junto a una pareja que los quería llevar a todos a casa.

¡Sí, el momento más esperado por los pequeños había llegado! Andi y Thomas Bonura de Texas, Estados Unidos, decidieron ser ese instrumento para que ocurriera un gran milagro y los cinco hermanitos se pudiesen reunir. 

La pareja tiene tres hijos biológicos Joey, de 11 años,  Sadie, de 10, y Daphne, de 8 años. El niño mayor sufre de parálisis cerebral, discapacidad visual y se comunica a través del lenguaje de señas.

Joey es un niño sobreviviente, pues nació de forma prematura y era gemelo del pequeño Eli quien murió a las pocas semanas de nacido.

Pese a la gran responsabilidad que tienen con sus tres hijos biológicos, la pareja está decidida a hacer lo mejor por los cinco hermanitos y desde el 2017 han seguido de cerca su historia.

Los Bonura conocieron a los pequeños después de convertirse en padres adoptivos del bebé Bryson que llegó directo del hospital a su casa.

Con el niño ya en casa, los Bonura comenzaron a recibir las visitas de los hermanitos mayores y en seguida se encariñaron con ellos.

«Eran dulces y decían: ‘¿Podemos venir a vivir contigo?'», Dijo Bonura sobre sus hijos gemelos.

Los cinco pequeños vivían en hogares diferentes y esta realidad destrozó el corazón de la pareja que veía cómo sufrían los niños por no estar todos juntos, así que decidieron hacer algo para cambiarlo.

Después de un largo proceso, Andi y Thomas han logrado la custodia de todo el núcleo. A través de una llamada de Zoom, un juez hizo oficial la adopción y ahora los Bonura se han convertido en una familia de 10.

Al saberse la noticia, un grupo de amigos y familiares organizaron una pequeña caravana alrededor de la casa para celebrar la adopción. No sólo ellos están complacidos con la decisión del juez, sino los hermanitos que tras años de vivir separados por fin han logrado reencontrarse y ahora podrán crecer todos juntos y al lado de una bonita familia.

El pasado doloroso de estos pequeños quedó atrás, gracias a la buena acción de esta pareja. Comparte esta bella historia y que su ejemplo inspire a otros a ser el hogar para más niños necesitados.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!