Después de que su ex novio le disparara, aprovechó sus últimas palabras para salvar a su bebé

Es infinitamente lamentable como, a pesar de la incansable lucha de millones de personas por acabar con la violencia de género y, sobre todo, después de todas las vidas que han sido arrebatas, tengamos que seguir enfrentándonos a noticias como la muerte de Amanda “Mandi” Mangas.

Mandi era una joven madre de 23 años que comenzaba a reconstruir su vida tras una relación abusiva, dedicándose por completo a su bebé de 10 meses. Pero su ex novio, James Ramey, de 27 años, tenía otro plan para ella.

Ramey ya le había advertido que él no permitiría nunca que lo abandonara.

Tras constantes amenazas de muerte y de una orden de restricción, James Ramey finalmente cumplió con su palabra y asesinó a la madre de su hijo, disparándole en el pecho.

“¿Donde está Winston?”, fueron las últimas palabras de Mandi, quien, agonizando, también logró informar a los oficiales de la policía que la persona que le disparó fue James Ramey, su antiguo novio.

La policía sabía bien quién era el ex novio de Mandi. Ramey ya había sido arrestado antes por amenazar a la joven con matarla mientras dormía.

“Ella habló con el oficial que entró primero a la escena del crimen”, explicó el comisario Nathan Hartstock. “Su única preocupación era que su hijo estuviese con vida, lo que nos permitió a nosotros concluir que el niño no se encontraba allí. Buscamos en la casa y fue entonces cuando nos dio el nombre del señor Ramey”.

El amor de Mandi por su bebé lo salvó de la muerte a manos de su propio padre.

Las autoridades confirman que a horas de la madrugada, Ramey robó un auto y condujo hasta la residencia del padre de Mandi. Una vez allí, tumbó la puerta y se hizo paso hasta la habitación de la joven. Así, después de dispararle en el pecho, tomó a su bebé de 10 meses y obligó a la madrastra de Mandi a irse con él.

VER TAMBIÉN:  Bomberos dan el adiós más conmovedor a su adorado colega, el perro de la estación

El personal médico transportó a la joven de 23 años hasta el hospital, donde fue declarada muerta poco tiempo después de su llegada.

A este pequeño le arrebataron a su madre y no hay nada en el mundo que pueda compensar su pérdida.

Inmediatamente después de que se emprendió la búsqueda del bebé y la madrastra de Mandi, la policía advirtió a los medios que Ramey estaba armado y se consideraba en extremo peligroso.

Facebook

Ramey, quien ahora se encuentra en la cárcel de Fulton County, fue acusado de asesinato y podría llegar a obtener la pena de muerte. Mientras tanto, el padre de Mandi no encuentra consuelo en su pérdida y el pequeño Winston se verá ahora obligado a crecer sin su madre.

“Mi única hija está muerta”, exclama el señor Mangas, “Le dije a la policía que lo encontraran (a Ramey) antes de que yo lo hiciera”.

Facebook / Unilad

La familia de Mandi asegura que ya antes le habían solicitado a las autoridades que, por la seguridad de la joven madre, mantuvieran a Ramey en prisión. ¿Cuántas mujeres más deben perder la vida para que se deje de subestimar el peligro que se esconde detrás de cada mala palabra, de cada maltrato?

¡No dejes de compartir esta noticia! Alza tu voz y luchemos porque algún día cese finalmente la violencia de género.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!