Llora al ver la propina que le dejó un cliente sin saber que era una madre soltera sin hogar

La época de Navidad y año nuevo parece despertar la generosidad en muchas personas y algunas no sólo son generosas, sino bastante creativas a la hora de ayudar. Al menos esto cree una camarera de Michigan que fue sorprendida con una jugosa propina mientras trabajaba en su turno el domingo 29 de diciembre.

Faltando sólo días para dar inicio a una nueva década, Danielle Franzoni recibió una propina que le permitió recibir con bastante alegría el 2020. 

Se trata de una jugosa remuneración de 2.020 dólares por los servicios que prestó a una generosa pareja.

Lo más insólito de todo el asunto es que la camarera del restaurante Thunder Bay River en Alpena, una pequeña ciudad de Michigan, recibió casi mil veces más de lo que las personas debían pagar en la factura por su consumo.

Además del pago de 2.020 dólares, Franzoni, de 31 años, también obtuvo un pequeño mensaje en la factura de sus clientes «Feliz año nuevo. Desafío de propinas 2020». Todo esto realmente terminó por sorprenderla.

«Cosas como esta no le pasan a personas como yo», dijo la servidora Danielle Franzoni.,

El dinero no podía haber llegado en un mejor momento, esta mujer es madre soltera y actualmente está viviendo en un refugio para personas sin hogar.

Con el obsequio, Danielle planea renovar su licencia de conducir e invertir en algo que pueda generarle mayores ahorros.

Frazoni se sintió bastante conmovida con el gesto pues se trataba de unas personas completamente desconocidas para ella y que, sin embargo, habían tenido la voluntad de ofrecerle semejante regalo.

«No saben nada de mi historia. No saben de dónde vengo. No saben lo difícil que ha sido. Realmente están haciendo esto por la bondad de su corazón», dijo Franzoni.

El gerente de Thunder Bay River informó a Danielle que la tarjeta de crédito de los clientes eral totalmente legal, así que no había ningún tipo de duda: esos 2.020 dólares eran totalmente suyos.

La sorprendida madre ha estado conmovida con la situación, por lo cual decidió hacer algo por otra persona y continuar con el desafío de propinas de año nuevo. En los días siguientes, Frazoni fue a un restaurante y dejó una propina de 20,20 dólares a un desconocido.

Aunque sea por debajo de su recompensa dar un poco de lo que recibió ha sido un gran gesto de parte de la madre soltera y de este modo ha continuado con la cadena de generosidad que este nuevo año despertó.

 Estas son la clase de noticias y retos que deberían multiplicarse. Antes de irte compártela y ayúdanos a hacer la diferencia.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!