Lleva a su esposa enferma en un triciclo para pedir que la vacunaran emocionando a los presentes

¿Qué serías capaz de hacer para ver con bien y salud a la persona que más amas en la vida? El amor es la fuerza que mueve al mundo, cuando es sincero no conoce límites y nos demuestra que aún es posible tener fe en la humanidad.

Esto fue lo que hizo un amoroso hombre hacia su esposa. Él conmovió a miles de personas alrededor del mundo, con uno de los más bellos gestos de entrega en medio de la pandemia de coronavirus.

Seferino Hernández es un ancianito mexicano que vive en Celaya, junto a su esposa Galina Uribe y dedica cada uno de sus días a cuidar de la mujer, de 83 años de edad, con la que ha compartido su vida, incluso a pesar de que está enferma de Parkinson.

Por eso, al enterarse de que las vacunas para el coronavirus se encontraban disponibles para ser aplicadas a las personas de más de 60 años, acudió inmediatamente al Auditorio Francisco Eduardo Tresguerras, llevando consigo a su amada esposa.

Una institución social ya se había comprometido a dar ayuda a la pareja para poder trasladarse, pero don Seferino no quiso correr riesgos y perder la vacuna para su esposa, así que tomó la decisión de utilizar los pocos recursos a su alrededor.

Doña Galina ha perdido la movilidad a causa del Parkinson que la aqueja desde hace años

Sobre un triciclo, este buen hombre colocó una silla sobre la que sentó a Galina. Además, preparó alimentos, agua y sus documentos de identificación, asegurándose de que todo estuviera en orden para que pudiera ser vacunada.

Esta hermosa pareja ha pasado más de 50 felices años de matrimonio, siendo la mejor prueba de que el amor verdadero sí existe y es capaz de hacerlo todo. Afortunadamente, ahora ambos han recibido la primera dosis de la vacuna contra el coronavirus y se encuentran protegidos para poder seguir cuidando uno del otro.

El acontecimiento no ha dejado de tocar los corazones de miles de personas que desean tener un amor tan especial como el de doña Galina y don Seferino.

“Un saludo para todos esos que piensan que las vacunas son para hacer mal a las personas. Mi admiración y respeto para estos dos viejecillos enamorados que siguen con todas las ganas de vivir y no pierden la esperanza”, comentó un usuario de las redes sociales.

Al igual que estos dos dulces ancianitos, hay muchos más que se encuentran completamente vulnerables y precisan de ayuda urgente para también poder tener acceso a la vacuna y así poder cuidar de su salud.

Celebra el amor y comparte, para hacer que más parejas únicas, de avanzada edad, puedan recibir la ayuda que tanto necesitan.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!