Liam Neeson habla sobre la repentina pérdida de su esposa, la actriz Natasha Richardson

Liam Neeson perdió a su esposa Natasha Richardon en un accidente mientras esquiaba, la recordada actriz que representó a la madre de Lindsay Lohan en la película “Juego de Gemelas”.

Natasha tomaba unas clases de esquí en la estación canadiense de Mont Tremblant, cerca de Canadá, la actriz estaba junto a sus hijos y un instructor deslizándose por la nieve cuando de pronto resbaló y sufrió una caída.

Liam Neeson

Después de la caída ella parecía estar ilesa, se golpeó en la cabeza, pero no tenía ninguna herida abierta.

Tras un par de horas la actriz se empezó a sentir muy mal y la trasladaron de emergencia a un hospital cercano y posteriormente la llevaron al hospital Sagrado Corazón de Montreal donde entró en estado de coma por traumatismo craneal.

Liam Neeson viajó desde Toronto donde estaba rodando una película para acompañar a su esposa en tan duro momento. La noticia lo dejó consternado, aunque sabía la gravedad de su estado de salud conservó la esperanza de que se recuperara.

Me dijeron que tenía muerte cerebral, ver la radiografía fue sorprendente”, dijo él. Comentó que había hecho un pacto con su esposa desde que emprendieron una vida juntos en 1994, si alguno de los dos quedaba en estado vegetal el otro tenía el compromiso de desconectarlo.

Así que cumplió su promesa, dijo que cuando vio a Natasha con todos esos tubos y aparatos reconoció que ella ya se había ido. 

A pesar del profundo dolor que embargaba su corazón, él decidió cumplir lo que ambos se habían prometido y en nombre de su amor se despidió de ella. Y eso no era lo único que haría, también ayudaría a otras familias a recuperar la esperanza.

“Entré en la habitación y le dije, te amo cariño, pero no saldrás de esta”, relató Liam.

“Te golpeaste la cabeza, no sé si puedes escucharme, pero vamos a hacer lo siguiente: te llevaré de vuelta a Nueva York y vendrán nuestra familia y amigos”, agregó.

Liam decidió trasladar a su esposa en un helicóptero privado al hospital Lennox Hill en Nueva York, en ese centro de salud confirmaron su muerte cerebral y la desconectaron de los artefactos que la mantenían con vida.

Liam Neeson acompañó a su esposa hasta sus últimos momentos

Natasha falleció el 18 de marzo de 2009, asegura que en ese momento consoló su corazón haciendo la voluntad de su esposa y donando tres de sus órganos.

Su corazón, su hígado y sus riñones dieron vida a tres personas que esperaban tener una segunda oportunidad.

La actriz perdió la vida a los 45 años, dejando a su familia devastada y un legado que se mantiene en el tiempo. Sus público siempre recordará con admiración su trabajo en el cine y su amplia trayectoria como actriz.

Liam confesó que sufrió una severa depresión y desarrolló adicción al alcohol para sobrellevar el dolor de tan irreparable pérdida. No fue fácil para él enfrentarse a la tristeza de perder para siempre al amor de su vida, sobre todo de esa forma tan trágica y repentina.

Años después pudo retomar su carrera en el mundo del cine, y se recuperó de la depresión y el alcoholismo. Su testimonio sigue conmoviendo a sus seguidores.

Mostrando su lado más humano, el actor ha querido rendirle un homenaje a su amada esposa y contar la experiencia que vivió con la intención de ayudar a otras personas que sufren la pérdida de un ser amado. 

Para él lo más importante es recordar que aun con el dolor, el amor siempre prevalece. Su gesto con la donación de órganos demuestra su solidaridad y gran corazón. Seguramente su esposa estará orgullosa desde el cielo y sigue acompañándolo en cada paso.