Le rompen el corazón a una abuelita que esperaba un teléfono nuevo y encontró rollos de papel

Si hay una persona especial en la familia esa es una abuela. Pocos son capaces de robarse el corazón de todos sus seres queridos, como lo hace ella con sus consejos, mimos y amistad incondicional.

Por todo su amor y compañía, siempre es buen momento para darle un obsequio. Pero a una desafortunada familia no le fue nada bien al organizar una sorpresa para su abuela.

Quisieron regalarle un teléfono móvil que adquirieron por Internet, pero al abrir la caja ellos fueron los que se quedaron sin palabras.

Una insólita grabación que se viralizó en las redes sociales muestra la sorpresa de la familia de Roseli Maria da Silva, una mujer jubilada de 74 años, al darse cuenta de que el teléfono no estaba en la caja.

Lo que se suponía que iba a ser una sorpresa navideña se convirtió en una pesadilla para esta familia en Goiânia, Brasil. Las nietas y sobrinas de Roseli decidieron obsequiarle un teléfono especial para mayores, pero en lugar del dispositivo encontraron rollos de papel.

Realizaron la compra por Internet y tardaron un mes en recibir la caja

La compra se realizó en la página web de la empresa llamada Lojas Americanas el 28 de noviembre de 2020, fecha del Black Friday en Brasil, y la previsión era recibir el producto el 10 de diciembre. Sin embargo, la compra no llegó a tiempo. Esa fue la primera señal de que algo no estaba bien.

Según la empresaria Maísa Alves, quien compró el teléfono para su abuela, el pedido llegó un mes después de la compra, el 28 de diciembre. Un video capturó el momento en que Maísa entregó el paquete para que lo abriera su abuela y se encontró con los paquetes de rollos de papel.

La abuela abrió con mucho cuidado el paquete de su obsequio

“Estábamos conmocionados, horrorizados, fue muy vergonzoso. Mi abuela estaba súper triste, preguntando cómo teníamos el valor para hacerle algo así”, dijo la empresaria.

Por su parte, la empresa Lojas Americanas informó que se comunicó con el cliente y que dará solución al caso. Un supervisor de la tienda contactó por teléfono a Maísa ofreciéndole recibir la devolución del monto pagado, 200 dólares, pero la empresaria no quiere el dinero sino el dispositivo, ya que es un modelo específico para personas mayores, que no es fácil de encontrar.

“Es un teléfono dirigido a personas mayores, tiene iconos más grandes, de fácil acceso, incluso puede pedir ayuda si se siente mal. Yo misma soy dueña de una tienda de teléfonos, pero no tengo este dispositivo”, afirma la mujer.

Ojalá que muy pronto esta dulce abuela pueda recibir su teléfono para comunicarse con todos sus seres queridos y que logre dejar atrás la amarga experiencia que vivió cuando esperaba tener una increíble sorpresa.

No es justo que le hayan causado una desilusión así

Comparte esta historia con todos tus amigos y ayuda a que Roseli tenga el teléfono que tanto necesita.