Le prohíben circular en las áreas comunes de su urbanización con la ropa que usa para entrenar

¿Te imaginas tener que cambiar tu forma de vestir porque a tus vecinos les incomoda? Vivimos en un mundo libre, en el que cualquiera tiene el derecho de vestir y lucir como mejor lo prefiera, incluso imponer nuevos estilos de moda, siempre y cuando no afecte al resto de las personas.

Sin embargo, recientemente, un grupo de vecinas en Brasil han captado la atención del mundo y desatado la polémica tras haber hecho una inusual petición a una residente, a la cual han prohibido utilizar una determinada prenda de ropa.

Najhara Noronha es una mujer de 36 años, amante del ejercicio y de llevar un estilo de vida saludable.

Dada su forma de vida, Najhara acostumbra a utilizar prendas deportivas para realizar ejercicio con toda comodidad, pero jamás imaginó que eso molestaría a los otros residentes de la zona departamental en que vive.

Fue hace unos días que esta mujer se vio sorprendida por un email en el que se le indicaba que debía de dejar de transitar por su zona residencial con ropa deportiva, especialmente pantalones cortos.

El email tenía como asunto “solicitud de vestimenta adecuada” e iba firmado por el Consejo de Mujeres del condominio. La justificación detrás de la petición es que, supuestamente, Najhara hace sentir incómodas a las parejas del lugar cuando la ven pasar.

Tan pronto como recibió el descabellado email, la mujer se dispuso a averiguar cuál es el Consejo de Mujeres al que se hace referencia, contactó con dos empleadas de los departamentos y ninguna le pudo dar informes al respecto.

Por ello, Najhara tomó la decisión de asesorarse con un abogado para poder defender su libertad a usar la vestimenta que desee y también proteger sus derechos como residente de la zona, en donde vive desde hace 1 año y 5 meses.

Najhara solo sale de su departamento cuando realiza ejercicio en las áreas públicas

“Solo salgo cuando hago deporte. La cuestión de si un grupo de mujeres, o simplemente una mujer, siente que tiene derecho a definir lo que puedo y no puedo usar, es totalmente inadmisible”, afirma Najhara.

La mujer ha acudido a la Comisaría Especializada para la Represión de los Delitos Cibernéticos, debido a que recibió el comunicado a través de Internet. Las autoridades creen que, dado el caso, Najhara tiene todo el derecho de recibir una compensación económica, así como una disculpa pública de la persona que haya enviado el email.

Ninguna mujer, y mucho menos un grupo, debería actuar en contra de otra, en especial cuando no se está yendo en contra de ninguna norma de convivencia.

Comparte este polémico caso para ayudar a crear consciencia y que ninguna otra mujer en el mundo sea juzgada por su forma de vestir.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!