Le narra un gol a su hija ciega durante el partido de fútbol y conmueve a miles de personas

El fútbol es, por mucho, uno de los deportes más populares del mundo, y si sumado a esto se tiene un vídeo de un par de aficionadas emocionadas, se obtiene como resultado una historial que se vuelve viral.

Carla y Mía, madre e hija, grandes aficionadas del fútbol, vivieron lo que será por algún tiempo el partido más emocionante de sus vidas: son seguidoras del equipo argentino Arsenal de Sarandí, que recientemente jugó en la cancha de Banfield.


En dicho partido, el equipo argentino peleaba su pase de ascenso a la primera división del fútbol argentino, contra a Sarmiento, partido que el Arsenal ganó con un marcador 1-0, y así lograron ascender a la liga.

Sin duda, todos los aficionados a ese equipo celebraron el ascenso, pero hay otra cosa que también celebraron y se hizo viral: la forma en que Carla narró a su adorada hija Mía el gol, ya que la pequeña es ciega, y dicha acción fue lo que la mantuvo conectada con lo que sucedía en la cancha.

“Cada madre/padre dice que su hijo es el mejor, y yo pienso que mi hija es la mejor de todas. Ella es ciega de nacimiento, y este es el mejor gol de mi vida que me tocó relatarle. No existen palabras que describan el orgullo que siento cuando la veo gritar gol”, dijo Carla en redes sociales.


Mía tiene 14 años y, al igual que su mamá y que otros aficionados argentinos, es fanática del fútbol. Padece una displacía septo-óptica, también conocido como síndrome De Morsier que la afectó desde la gestación. Por ello es que su motricidad y su visión están afectadas; pero a pesar de esto, Mía ha aprendido al lado de su mamá a disfrutar al máximo los partidos de fútbol.

“Yo soy hincha desde los 16 años, y mi pequeña Mía desde la panza. Desde chiquita me acompaña a la cancha. Vamos siempre de local y este partido no nos lo íbamos a perder por nada”, dijo Carla.


El vídeo en el que Carla le narra el gol a su pequeña Mía demuestra la emoción de ambas, y más la de Mía, quien celebró junto a su mamá y al resto de los aficionados del Arsenal de Sarandí.

“No a cualquier mamá le toca un hijo especial, sólo a personas que pueden llevarlo adelante. No es para cualquiera ser mamá de un súper guerrero. Eres especial por haber sido elegida”, comentó un emocionado internauta.

Am

Sin duda, la pasión de Mía por el fútbol seguirá creciendo al lado de su mamá, quien cuida que no se pierda de ningún detalle de los partidos, y seguramente de ningún otro detalle de la vida.

Comparte esta emotiva historia que nos recuerda que no hay amor más grande que el de una madre.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!