Le impiden asistir al funeral de su madre para verla por última vez – «No quiero volver jamás»

Este casi año y medio de pandemia ha dejado mucho dolor en millones de familias. Cada una de ellas tiene una historia propia de penurias y sentimientos encontrados, pero el caso de una mujer que voló desde los Emiratos Árabes hasta Reino Unido para reencontrarse con su madre moribunda es realmente desgarrador.

Mary Garvey, de 35 años, está consternada con el gobierno británico a quienes reclama la trataran como un “prisionera” y le impidieran reencontrarse con su madre antes de que esta falleciera.

A finales de marzo, Mary abordó un avión hasta Birmingham, Inglaterra, para visitar a sus padres y especialmente ver a su mamá que se encontraba enferma, pero sus intenciones se vieron interrumpidas.

Al aterrizar en el aeropuerto el 31 de marzo, Mary recibió la noticia de que su madre había muerto y además que ella debía entrar en período de cuarentena en un hotel junto a otros expatriados británicos.

La noticia fue desgarradora, pero el dolor aumentó aún más al impedírsele reunirse con su familia para consolarlos.

“La fuerza fronteriza fue amable conmigo, pero eso podría haber sido porque estaba llorando histéricamente. Pedí una excepción, pero obviamente no hubo una», explicó.

El único permiso que se le pudo conceder a la dama fue uno de salida durante 18 horas para que fuese al funeral de su mamá. Una opción que para Mary resultaba ilógica pues en ese caso su padre de 67 años debía hacer un viaje de más de 400 kilómetros de Birmingham a York.

“Mi padre tendría que venir a buscarme el día que entierre a su esposa. Es imperdonable”, dijo la mujer.

De haber aceptado, Mary debía volver al hotel en el que la confinaron y en ese caso su padre también debía ponerse en cuarentena y cubrir los gastos por la estadía de ambos en el Holiday Inn.

Para esta ciudadana, el gobierno de su país vulneró sus derechos al dificultarle la despedida de su madre. Además, la maestra compartió imágenes en sus redes sociales en las que se queja del mal servicio que les prestan en el hotel.

Para Mary, las personas que pasan por esta situación al ingresar a Reino Unido son tratadas como prisioneros y se siente avergonzada de la administración de su nación.

“Estoy muy, muy enojada con Reino Unido. Con el gobierno del Reino Unido. Siento que no quiero volver a este país nunca más. Creo que el trato que da a sus ciudadanos es repugnante”, criticó.

Sin duda, la situación resultó bastante dolorosa para esta dama y su familia. Las medidas tomadas por la administración de Reino Unido le negaron la posibilidad de pasar por este dolor junto a su padre, lo cual ha sido señalado por personajes como la diputada Rachael Maskell como un “acto cruel y sin compasión”.

Miembro activo del parlamento británico. Rachael Maskell.

Rachel vive en Dubái desde hace cuatro años, y el regreso a su país en estas circunstancias le ha causado mucho dolor. Sin duda que el mundo atraviesa por una situación excepcional, pero hay circunstancias en las que la sensibilidad debería prevalecer.

Ahora esta mujer debe seguir su confinamiento hasta que pueda salir a abrazar y darle el pésame a su padre.

Este caso es complejo y doloroso, comparte la historia de esta familia y déjanos saber tu opinión.