Le dan una casa y 655 mil dólares por ganar una medalla de oro para su país después de 100 años

Para cualquier atleta, ganar el oro para su país en los Juegos Olímpicos es el sueño más grande. En Tokyo 2020, hemos presenciado cómo mujeres y hombres dejan el alma y el corazón con tal de pisar lo más alto del podio y honrar a la patria a través del deporte.

Es el caso de la levantadora de pesas filipina Hidilyn Diaz, quien compartió con nosotros cómo se mantuvo positiva y centrada en ese, su gran objetivo, tras el aplazamiento de los Juegos Olímpicos 2020, producto de la pandemia por coronavirus.

Ahora, tras convertirse en la primera campeona olímpica de la historia de su país, habló del difícil camino que la llevó al logro de su tan ansiada medalla dorada en la capital nipona.

Díaz es miembro de la Comunidad Athlete365. Ha participado en cuatro olimpíadas y hoy, por fin, se convirtió en la primera atleta en ganar una medalla de oro olímpica para Filipinas. La valiente campeona asiática se impuso en la prueba femenina de levantamiento de 55 kilogramos.

“Ganar el oro para mi país es una sensación increíble. Siempre confío en mi capacidad de ganar, pero tener una medalla de oro entre mis manos es lo máximo”, dijo Hidilyn Díaz.

Un logro mayúsculo y secular. Nunca antes alguien había sido capaz de tal hazaña en Filipinas, al menos en cien años. La última presea fue obtenida en la justa de París, en 1924. Ante esto, el gobierno la premió con una casa y 655 mil dólares, orgullosos de todo lo que ha logrado.

Su primera oportunidad de representar a su país fue en Pekín 2008, cuando fue seleccionada para competir como atleta invitada. Entonces, Hidilyn ni siquiera sabía lo que eran los Juegos Olímpicos, pero enseguida se dio cuenta de que tenía que dar lo mejor de sí para superar a los mejores del mundo.

Después de ganar la plata en Río 2016, se convirtió en referente y motivo de inspiración para las nuevas generaciones de deportistas filipinos. Asegura no sentirse presionada por ello. Más bien, su objetivo es hacer que las nuevas promesas se involucren seriamente con el deporte.

“Nunca debemos renunciar a nuestros sueños ni darnos por vencidos. He experimentado el fracaso, pero eso forma parte de nuestra trayectoria. Sueña a lo grande, rodéate de las personas adecuadas y cree en ti. Solo tú puedes hacerlo”, añadió.

Al final de la prueba, la pesista logró un récord total de 224 kilogramos, 97 en el arranque y el resto en el envión, superando a la china Qiuyun Liao, quien ganó la medalla de plata, y a Zulfiya Chinshanlo, de Kazajistán, ganadora del bronce.

“Toda la nación filipina está orgullosa de ti”, ¡grande, Hidilyn!”, expresó Harry Roque, portavoz del presidente de Filipinas, Rodrigo Duarte.

Pero, además, el famoso pugilista Manny Pacquiao, actual súper campeón de peso wélter de la Asociación Mundial de Boxeo alzó su voz para expresar el orgullo que siente por el gran logro de la deportista.

Hidilyn es un ejemplo de que para alcanzar los sueños hay que aprender a soñar

Gracias a Hidilyn Díaz y a todos los demás atletas del mundo por honrar a sus respectivos países a través del deporte. Por regalarnos historias motivadoras a través de su vida.