Renuevan sus votos como pareja del mismo género después de que él se transformara en mujer

Una pareja de 35 años ha renovado sus votos matrimoniales como parejas del mismo género, después de que el cónyuge se sometiera a diferentes cirugías para completar su transición de hombre a mujer.

Laura y Neil Sharp de Phoenix, Arizona, llevan 10 años felizmente casados y con cuatro hijos de edades comprendidas entre 1 y 8 años, y han dado de qué hablar después de la transición de Neil de hombre a mujer y el incondicional apoyo de Laura.

En el 2016 Neil decidió romper el silencio y revelarle a su esposa que era una persona transgénero. El hombre había tenido estos sentimientos reprimidos durante años y aunque declara amar a su esposa, su inclinación por lucir de forma femenina era cada vez más fuerte.

La pareja se conoció en la etapa universitaria, cuando ambos eran estudiantes de la Universidad de Arizona y sólo tenían 20 años. Laura y Neil, ahora conocido como Samantha, formaron parte de la misma banda. En otoño de 2003 ya habían iniciado su noviazgo.

“Me sorprendió de inmediato su belleza. Ambos tocamos la trompeta, así que nos pusimos uno al lado del otro y comenzamos a hablar de inmediato”, dijo Samantha.

A pesar de que eran felices como pareja, Neil empezó rememorar un deseo subyacente y guardado en su interior durante años. Según recuerda, ya a los 5 años deseaba ser como una mujer y sentía que usaba la ropa equivocada.

Para los años en que transcurrió su infancia, Samantha nunca escuchó sobre las personas transgénero así que no sabía cómo llamar lo que le estaba sucediendo.

Al llegar a la adolescencia, Neil escuchó por primera sobre los transgénero y se identificó de inmediato. Sin embargo, sus sentimientos siempre estuvieron reprimidos. Al conocer a Laura esa felicidad lo llevó olvidarse de sus impulsos y estos quedaron mitigados hasta poco antes de la boda.

La pareja se casó en marzo de 2006 y antes del compromiso, Neil estuvo a punto de confesarle la verdad a Laura y cancelar la ceremonia. Pero decidió ocultarlo, él sabía que había encontrado a su compañera de vida y no quería destruir su relación.

“Tenía tanto miedo de permitirme pensar en los sentimientos que estaba teniendo, y pensé que ignorarlos era mucho más fácil para todos los involucrados. Sabía que había conocido a alguien muy especial, mi compañera en la vida, y no quería perderla. Pensé que podría ser más fuerte y alejarlos”, confesó Samantha.

Neil logró contener sus pensamientos por un tiempo pero al cabo de unos años sus deseos sobre ser mujer llegaron nuevamente. El hombre sufrió de constantes depresiones y llegó a pensar en el suicidio, pues no soportaba cargar solo con el secreto.

Durante todo ese tiempo Laura estuvo a su lado y lo acompañaba a las terapias, aunque desconocía la razón real de la depresión.

En el 2010 llegó el primer hijo de la pareja, y después los demás pequeños. Sus ocupaciones como padre y la felicidad de tener una familia ayudaban a Neil a contener su sentimiento transgénero. En ocasiones, el hombre leía historias de otras personas que atravesaban por su situación y en ellas encontró un apoyo.

“Tenía demasiado miedo de dejar crecer un poco mi cabello, o de pensar en cómo me llamaría si fuera una mujer. Si me hubiera dado una pulgada de libertad, hubiera sido demasiado difícil regresar”, dijo Samantha.

Pero en el 2016, durante un viaje al Gran Cañón tuvo una profunda conversación con su esposa sobre la vida y la hermosa familia que habían forjado, esta platica lo haría reflexionar y lo motivarían a contar la verdad.

De regreso a Texas, Neil buscó ayuda profesional y le pidió a Laura que lo ayudara a elegir un nuevo terapeuta. En la lista de 30 profesionales sólo había una coincidencia: todos se especializaban en casos LGBT.

La coincidencia despertó la sospecha en Laura, quien había buscado en Internet “¿cómo saber si mi marido es transgénero”. El 16 de noviembre de 2016, camino a una fiesta, la mujer preguntó a Neil si tenía un problema de género. El hombre sólo respondió “tal vez”. Sin embargo, después de la celebración fue inevitable evadir la conversación, camino a casa. Para sorpresa de él, Laura decidió apoyarlo.

“Samantha sigue siendo la misma persona amorosa y cariñosa con la que me casé, sólo que con un exterior diferente. Su revelación nos podría haber separado por completo a nosotros y a nuestra familia, pero nos ha acercado mucho más”, expresó Laura.

El gran reto durante los siguientes meses fue preparar el terreno para explicar la situación a los niños. Todos los hijos de la pareja tienen autismo, así que para estos padres protegerlos de los comentarios malsanos era primordial.

Con amor y mucha comunicación, Laura y Samantha decidieron asumir el gran cambio, pues creen que los chicos aún son bastante pequeños y quizás de adultos no puedan ni recordar cómo lucía Neil antes de la operación.

A finales del 2016, este padre comenzó a tomar hormonas y finalmente se sometió a una cirugía de rinoplastia para comenzar su transición. Neil comenzó a vestirse como mujer mientras estaba en casa.

Fue hasta el 30 de marzo que decidió contarle al resto de la familia. En el Día de la Visibilidad Transgénero, Samantha hizo pública su transformación mediante unas fotografías en sus redes sociales, y comenzó a vivir como mujer a tiempo completo.

SWNS

En marzo de 2018, la pareja renovó sus votos en el mismo mes en que se habían casado originalmente. Además, decidieron tener una segunda luna de miel; ya no como marido y mujer, sino como mujer y mujer.

Esta pareja se siente totalmente feliz uno con el otro, pues alegan haber encontrado al amor de su vida. Hace unas semanas, Samantha tuvo un aumento de senos como operación final para marcar su feminidad.

La decisión de esta pareja ha generado una gran polémica en los usuarios de las redes sociales, compártela y déjanos saber tu opinión.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!