La niña dejada en un orfanato por su albinismo se convierte en una cotizada modelo

El mundo del modelaje ha ido evolucionando con el tiempo y se abre a posibilidades que antes no podían concebirse. Y una joven en China lo ha experimentado, nadie podía imaginar el éxito y aceptación que tendría a pesar de la condición genética con la que nació.

Sus padres la dejaron a su suerte sin contemplación alguna

Xueli Abbing nació en China justo en la época en que solo se permitía tener un hijo, cuando los padres de la pequeña se dieron cuenta de que había nacido con albinismo no les importó desprenderse de ella y la dejaron abandonada en un orfanato. Los trabajadores de ese sitio le pusieron su nombre.

“El personal del orfanato me bautizó Xue Li. Xue significa nieve y Li hermosa”, contó la joven.

En ese país algunos consideran al albinismo una maldición y muchos niños corrieron la peor de las suertes: los encerraban, a otros les teñían el cabello de negro, sin dejar de mencionar prácticas extremas de países africanos contra quienes nacen con esta condición.

Pero la vida tenía grandes planes para Xueli, a los tres años de llegar al hospicio una mujer que ya tenía una hija la conoció, la adoptó y llevó con ella a Países Bajos. Todo cambió, ahora tenía mucho amor y comprensión, y un mundo de posibilidades se abrió ante ella.

Los padres biológicos no dejaron evidencia de la fecha en que nació, por eso no sabía cuándo era su cumpleaños, pero gracias a una radiografía que se le realizó en la mano, los especialistas creen que ronda los quince años. Nada de eso ha afectado a Xueli, siempre ha sido alegre y risueña.

La madre de la joven conocía a una diseñadora de Hong Kong que tiene un hijo con labio leporino, y en un afán de evitar que las personas solo presten atención a la boca de su niño comenzó a diseñar ropa hermosa y elegante para él, y planeó la campaña “imperfecciones perfectas” para promocionarla.

La amiga quiso que Xueli formara parte, a partir de allí surgieron otras oportunidades, como la invitación a participar en el estudio de fotografías de Brock Elbank en Londres.

Su imagen se conoció en Instagram y en la agencia de modelos Zebedee Talent, que buscaban que las personas con alguna diferencia se vean también representadas en la industria del modelaje.

“Una de las fotos que me tomó Brock apareció en la edición italiana de Vogue en 2019, donde Lana del Rey aparecía en la portada”, dijo la hermosa Xueli.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Xueli (@xueli_a)

El albinismo hace que la visión se vea afectada y no pueden mirar directamente a la luz porque lastiman sus ojos. Los managers que ya han trabajado con ella cuidan los detalles para que se sienta cómoda y les informan a los clientes que, si no están dispuestos a adecuarse, no podrán tenerla.

“¿Puedo cerrar los ojos o puedes suavizar la luz? O digo: ‘Ok, puedes tomar tres fotos con flash con mis ojos abiertos y no más’”, explica la modelo.

Durante la pandemia, en la campaña de Kurt Geiger, pudo crear y expresar su propia esencia con la ayuda de su hermana porque el fotógrafo no podía ir al sitio. Y aunque está consciente de que la mayoría de las grandes modelos son muy altas y delgadas, sabe que también hay espacios para personas como ella.

Es importante recordar que la belleza que realmente tiene valor es aquella que no es perceptible a los ojos, y que todos merecemos las mismas oportunidades. Esta joven es un ejemplo de resiliencia que merece ser compartido.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!