La mujer que perdió su trabajo por ser lesbiana se convierte en la primera alguacil de su comunidad

Parece difícil de creer, pero todavía vivimos en un mundo donde pertenecer a la comunidad LGBTQ+ puede convertirse en un verdadero impedimento para crecer en el ámbito profesional.

Charmaine McFuffey es una valiente mujer que nunca ha sentido la necesidad de ocultar quién es. Desde hace más de tres décadas, Charmaine trabajó en la oficina del condado de Hamilton, Ohio.

Su desempeño fue tan maravilloso que incluso llegó a convertirse en alcalde y años después quedó a cargo de la cárcel del condado. Todo parecía marchar sin ningún problema, pero Charmaine se encontró con un delicado problema.

Varios de sus compañeros de trabajo se encontraban “incómodos” con ella. Fue constantemente juzgada por su orientación y por su valentía al denunciar cualquier situación fuera de lugar. A pesar de todo, ella siguió adelante y se negó a ocultar su identidad.

Después de todo, contaba con la experiencia necesaria para realizar su trabajo mejor que nadie. Siguió alzando la voz ante cualquier sospecha de corrupción y defendió los derechos de las personas LGBTQ+.

“Perdí mi trabajo por denunciar mi preocupación en el uso de la fuerza por parte de algunos colegas. Para ellos también era un problema que yo fuese abiertamente homosexual”, declaró Charmaine.

Finalmente, Charmaine fue despedida y no le dieron ningún otro motivo que el de “Crear un ambiente de trabajo hostil”. Ella sabía lo que realmente se ocultaba tras aquellas acusaciones y decidió continuar su lucha.

Hizo una demanda contra los responsables de su injusto despido y además emprendió una campaña para conseguir el puesto de Alguacil. Sabía que necesitaba llegar aún más lejos para seguir luchando contra las injusticias que sucedían a su alrededor.

“Las mujeres ahora podemos trabajar en el mundo de la ley. Todos los miembros de la comunidad LGBTQ+ pueden llevar con orgullo este uniforme y forjar una carrera exitosa”, aseguró Charmaine.

No fue un camino sencillo, pero finalmente Charmaine ganó las elecciones con un 52% de los votos. Ha logrado hacer historia al convertirse en la primera mujer de Ohio en obtener este importante puesto.

“Esto significa que nuestro país está avanzando hacia adelante. Significa que realmente podremos alejarnos de la ley que gobernaba en los años 50”, celebró Charmaine.

Después de recibir tratos tan injustos, su éxito se ha convertido en una clara señal de que hay esperanzas para lograr un mundo mejor. Su logro ha sido celebrado por miles de usuarios en las redes quienes aseguran que merecía este cargo más que nadie.

Esperamos que la victoria de Charmaine se convierta en un ejemplo para el mundo entero. Debemos seguir luchando por un mundo donde reine la inclusión y la justicia. ¡Comparte!