La misteriosa ciudad de las iglesias esculpidas en un solo bloque de roca está en riesgo

Algunos le llaman «La Jerusalén de África», o «La octava maravilla del mundo», otros creen que fue construida por extraterrestres. Este conjunto de iglesias monolíticas de piedra es uno de los pocos donde la fe, la tradición y la magia sobreviven casi intactas hasta hoy.

A Lalibela, Etiopía, se llega por una carretera sin asfaltar o en uno de los 120 asientos del avión de hélice que llega una vez al día. Lalibela se debate entre proteger su mística atmósfera y sus antiquísimos templos, dar un salto a la modernidad para atraer a más turistas y una sociedad enfadada con su gobierno.

Dani Morales

Tsegaye Damete, que trabaja como guía en Lalibela desde hace más de diez años, está preocupado por el dinero. Cuenta que, aunque los pasillos de piedra volcánica cincelada suelen estar llenas de fieles que viajan a los recintos sagrados con una gran fe, los turistas extranjeros son cada vez más escasos. Aunque el costo por la entrada ha aumentado (pasó de 200 birr (8€) a 1.102 birr (45€) en 6 años), el mayor problema es la inestabilidad política y la violencia que ahuyenta al turismo.

Instagram

Las protestas antigubernamentales no suelen terminar bien, son cientos los muertos. Y esto no ayuda para nada el turismo, según cuenta Salomon, dueño de su propia agencia de viajes: “Tenía todo agosto y septiembre comprometido con grupos de holandeses y franceses, pero anularon todo por las manifestaciones; cambiaron Etiopía por Tailandia, que es más tranquila, dijeron”.

Dani Morales

Lalibela fue declarado Patrimonio Mundial por la Unesco en 1978 y alberga pinturas, cruces de oro y libros centenarios. Entre sus oscuros pasillos es común toparse con ancianos leyendo La Biblia con apenas un rayito de sol o escuchar a los curas recitar el sermón en ge’ez, la antigua lengua del reino de Aksum, que hoy ni siquiera entienden los propios feligreses.

instagram

A pesar de todo, el peor enemigo de Lalibela es EL TIEMPO. Construidas a finales del siglo XII, las iglesias necesitan desesperadamente ser restauradas y protegidas para perdurar. La Unesco colocó techos temporales encima de los edificios más deteriorados, aunque con esto «impactan su integridad visual». Se espera que en el futuro se lleve a cabo un plan integral para proteger la octava maravilla del mundo.

Dani Morales

La leyenda de los ángeles obreros… ¿O extraterrestres?

La construcción de las iglesias monolíticas de Lalibela intriga a expertos, propios y extraños desde hace años, pues son todas hechas de un solo bloque de piedra de origen volcánico que tienen esculpidos ventanas, puertas, columnas y hasta catacumbas. 

Instagram

 El rey Lalibela, de la dinastía Zagwe, fue quien mandó construirlas en el siglo XII. Según la leyenda, tras ser envenenado por su hermano y transportado al cielo por ángeles, Dios le mostró las iglesias del paraíso y lo devolvió a la vida a cambio de que levantara construcciones similares en la tierra. El mito tradicional asegura que lo consiguió con ayuda: durante el día trabajaban los hombres y, por la noche, los ángeles continuaban la construcción, aunque versiones más actuales aseguran que quienes esculpieron estos recintos increíbles fueron en realidad extraterrestres.

Instragram

Lalibela es un lugar donde podemos apreciar un matiz diferente y fascinante del cristianismo y que, a pesar de su magnificencia, es corroída por lo que nos corroe a todos los mortales: el tiempo y la política.

Comparte un poquito de asombro con tus amigos ♥

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!