La madre que cursó una carrera para apoyar a su hija invidente celebra con ella su graduación

Es innegable el infinito y puro amor de una madre, su fuerza es enorme y supera cualquier obstáculo con el único propósito de ayudar a sus hijos.

Un ejemplo fiel de ese amor, lo representa una madre uruguaya quien, a pesar de su propia condición de salud, apoyó a su hija invidente a lograr una de sus metas. 

Alba Rosa Méndez es una maestra jubilada de 54 años, y madre de Analiz Bernal, una joven invidente de 21 

Analiz no ha podido ver nunca nada de lo que la rodea, pero su madre siempre ha estado a su lado, y se ha convertido en sus ojos durante toda su vida. 

Cuando llegó el momento de ingresar a la universidad, la joven escogió la carrera de Psicología en la Universidad Politécnica y Artística, en el campus de Caacupé, en su natal Paraguay. 

Alba, por ayudarla, también se inscribió en la misma facultad para cursar juntas la carrera. A partir de allí ambas se unieron más, la relación madre-hija se consolidó en una amistad y compañerismo muy especial.

“Entré otra vez a la universidad con tal de acompañarla, ya que en este país todo se dificulta para los no videntes”, afirmó la abnegada e incondicional madre. 

Alba tiene una delicada condición de salud, cumple un riguroso tratamiento, ya que vive con un solo riñón. Pero eso no impidió que asistiera día a día a sus clases, hasta terminar la carrera junto a su hija.  

“La fuerza que necesito la quito del corazón, de ese amor puro e incondicional. Mi hija es mi adoración, ni mi edad ni mi salud deteriorada me impedirán apoyarla incondicionalmente, por los hijos uno hace todo”, afirmó la madre. 

Fueron cursando juntas semestre a semestre, hasta que terminaron todas sus materias, y llegó el momento de realizar sus tesis de grado. 

La hija investigó el tema de las drogas, y la madre enfocó su estudio sobre el acompañamiento familiar a las personas con discapacidad. Analiz está orgullosa y agradecida de su madre por todo lo que ha hecho en su vida, y también por la ayuda que siempre le ha dado.  

“Es una mujer guerrera, estoy muy agradecida por lo que ha hecho por mí”, dijo la sonriente hija.

Ya cumplieron todos los requisitos de ley, y son Licenciadas en psicología.Ahora esperan emocionadas su fiesta de graduación. 

Para ellas será una celebración por haber triunfado, a pesar de la adversidad que estaba en contra. La historia de las luchadoras mujeres fue publicada en las redes sociales, y de inmediato se viralizó.

Muchos usuarios se alegraron con el logro obtenido por ambas, sin embargo, otros opinaban que la madre la sobreprotegió demasiado. 

Algunos, incluso piensan que, por estar la madre al lado de la hija durante todos sus estudios, surgen dudas en cuanto a la educación que pudo haber recibido Analiz. 

Comparte esta hermosa historia con todos tus amigos y conocidos. Y valoremos a nuestras madres, amándolas y honrándolas siempre.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!