La ex novia del sospechoso de raptar a Madeleine McCann cuenta la pesadilla que vivió a su lado

Christian Brueckner es el sospechoso de la desaparición de Madeleine McCann, está recluido en una cárcel de su país de origen, Alemania, mientras es investigado por el secuestro de la menor ocurrido el 07 de mayo del año 2007 en Algarve, Portugal.

Su ex novia rompió el silencio y contó la pesadilla que sufrió mientras mantuvieron una relación amorosa, convivieron juntos en un pequeño pueblo cerca de Praia da Luz en Portugal, donde desapareció Madeleine cuando tenía 3 años.

Un medio de comunicación británico, el diario Mirror, publicó una entrevista de la ex novia del sospechoso, una chica de Berkshire, Reino Unido que prefirió mantener su identidad bajo anonimato, ni siquiera quiso revelar las iniciales de su nombre. Aunque permitió ser fotografiada sin mostrar su rostro.

Relató que conoció a Christian cuando trabajaban en un restaurante en el pueblo de Portugal, dijo que cuando comenzó su noviazgo él resultó encantador.

«Era encantador y caballeroso»

“Hasta ahora me he negado a creer que alguien con quien estuve involucrada pudiera cometer algo tan horrible y desagradable como lastimar a una niña. Pero ya no estoy segura. Estoy empezando a preguntarme si lo hizo. Y si lo hizo, necesita ser realmente castigado por ello”, comentó la mujer de 45 años.

Ella llegó a Portugal en el año 2003, recordó que, aunque inicialmente no sintió atracción por Christian, pero él logró conquistarla.

“Tenía 28 años, él era un par de años más joven que yo. Todos le decían Chris, yo le gustaba, y lo sabía, pero no estaba interesada. Poco a poco entablamos una amistad en la primavera de 2004”, relató.

Comentó que Chris era encantador, divertido, y dulce en su manera de expresarse, agregó que se vestía muy bien y era muy caballeroso con las mujeres, tenía el gesto de abrirle la puerta y otras cortesías.

La ex novia de Chris residía sola en Portugal, al poco tiempo entabló una relación amorosa con él.

“Al principio del noviazgo fue genial. La relación fue muy agradable”.

Ambos pasaron mucho tiempo en la vivienda que Christian tenía alquilada.

“Yo vivía en un pequeño departamento sola en el mismo camino que el restaurante donde trabajamos. Él estaba viviendo en Praia da Luz en la casa que ha salido en las noticias en los últimos días. Vivía solo.

No era sórdido al principio, era muy encantador, incluso caballero. Conducía su lindo auto, un Jaguar de color negro y era gentil y habla correctamente. Nuestra vida íntima era normal. No le gustaba nada raro conmigo”, relató ella.

Dijo que solían salir a comer con mucha frecuencia y que a él le gustaba la comida india, así como la alemana.

“Recuerdo en su casa una vez que hizo una rara comida que no me gustó en lo absoluto. Le gustaba llevarme a la playa. No le gustaba la playa del pueblo en Lagos. Siempre serían las playas de la cosa oeste, las aisladas. Le gustaban porque no le gustaban las multitudes, eso es lo que dijo. No le gustaban todos los turistas en verano. Al principio parecía muy tranquilo, muy relajado, pero gradualmente después del verano las cosas cambiaron.

Repentinamente la relación se convirtió en una pesadilla

Durante el verano fue bueno, pero durante el invierno comenzó a no ser tan bueno”, dijo la ex novia del sospechoso de la desaparición más mediática del mundo.

Ella se dio cuenta de que algo había cambiado cuando se encontró con un amigo en Lados y a Christian no le gustó, desde ese momento mostró indicios de ser agresivo y posesivo.

Tiempo después ella supo que había amenazado al amigo que encontró y él se tornó irritable, se enojaba con demasiada frecuencia.

Christian le exigía a ella que limpiara cada día la casa, tal como lo hacía con sus dos parejas anteriores, dos jóvenes portuguesas.

La llamaba “vaga”, mientras ella alegaba que tenía su propia casa y no tenía el deber de limpiar la suya porque no vivía ahí.

Aun Christian no había mostrado lo peor, tras una discusión en año nuevo de 2005 en Metro Bar, donde ella trabajaba, comenzó una pesadilla.

“Comencé la víspera de Año Nuevo trabajando en Taberna de Lagos y después de media noche trabajaría en otro bar. Chris estaba en el bar y estaba borracho. Algunos tipos del bar con los que había hecho amistad se acercaron a desearme un feliz año y me dieron un abrazo. De pronto Christian reaccionó agresivamente y me arrastró frente a todos. Me agarró por el cuello, me llevó a los baños y golpeó mi cabeza contra la pared.

Hubo personas que lo apartaron de mí, pero se necesitaron cuatro hombres grandes para controlarlo”, relató.

Ella no quiso denunciarlo ante la policía por miedo

La policía se acercó al lugar y él ya había huido. Ella no quiso denunciarlo por temor a que después de ser condenado tomara represalias mayores en su contra, se quedó toda la noche ahí con el apoyo de una pareja de amigos que la acompañó a su apartamento.

La mujer relató que cuando llegó a su departamento notó algo raro, la tapa del inodoro estaba levantada, y ella siempre la deja sobre el asiento. Revisó en los armarios y debajo de la cama hasta que descubrió algo aterrador.

“Me asomé y me llevé la sorpresa de mi vida. Estaba escondido allí, acostado de espaldas mirándome. ¿Te imaginas cómo se sintió? Me quedé congelada. No sabía lo que me iba a hacer.

Salió de debajo de la cama, actuó como si todo fuera normal, se despidió de mí, salió y cerró la puerta detrás de él. Me quedé sola, temblando y temblando. Creo que estaba ahí esperando para ver si llevaba a alguien a casa conmigo. Hasta el día de hoy me pregunto qué habría pasado si habría llevado a alguien esa noche”, contó.

Christian entró por una ventana, ese fue el modus operandi que los investigadores presumen que usó el responsable de secuestrar a Madeleine.

A pesar de las críticas, lo perdonó

Después del amargo episodio, Chris y su ex novia volvieron a estar juntos.

“Mucha gente estaba muy, muy enojada porque volví con él tras lo que había sucedido. Me pidió perdón, dijo que perdió el control porque estaba borracho y no volvería a beber. No era un gran bebedor, así que le creí y retomamos la relación, aunque nunca fue lo mismo”, agregó ella.

A mediados de ese año ella descubrió una infidelidad tras encontrar ropa interior que no era suya en la casa de Chris, tras reclamarle él se tornó agresivo y la llevó a Lagos.

Desde ese día comenzó a seguirla y ella pidió ayuda a la policía, le dieron a Chris una orden de alejamiento.

“A veces me rogaba volver con él, otras veces me decía que averiguaría dónde vivían mis padres y me amenazaba con atentar contra ellos”.

Para el momento de la desaparición de Madeleine, ella vivía en Algarve.

“Recuerdo el caso de Maddie y estar en Portugal cuando sucedió, al principio pensé que la encontraría, pero no lo hicieron. La policía portuguesa me contactó tres veces el año pasado, pero nunca me dijeron que se trataba del caso de Madeleine. Solo me dijeron que se trataba de Christian, que lo estaban investigando porque descubrieron que había abusado de una anciana en Praia da Luz en 2005”, contó.

La policía la interrogó, querían información sobre él, le preguntaron acerca de su relación, cómo la trataba, cómo era su vida íntima, cómo trataba a otras mujeres.

“Querían saber si le gustaban las mujeres mayores, las más jóvenes, de qué tipo, de qué clase. Me preguntaron sobre las personas que conocía, nombres, contactos y sobre el auto Jaguar. No recuerdo que me hayan preguntado sobre la caravana”, relató.

Sus declaraciones han causado revuelo, la información que suministró a las autoridades podría ser clave para encontrar las pruebas que incriminen a Christian en la desaparición de Madeleine. Comparte este testimonio tan revelador.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!