A sus 54 años, Julia Roberts confiesa la presión que sufrió en Hollywood–»Renuncié a la cirugía»

En un mundo donde la belleza física y la apariencia externa se convierte en una condición indispensable para encajar en el ambiente, Julia Roberts está dando la mayor lección de amor propio y valentía.

Y es que en Hollywood específicamente, tener el cuerpo y el rostro perfectos, sin defectos, ni signos de la edad evidentes, parece ser un factor realmente condicionante sobre todo para las mujeres.

Julia

A la hora de presentarse frente a las cámaras, y si quieren garantizar una carrera exitosa y duradera, lo más probable es que tengan que ceder a tanta presión y acudir al bisturí para cumplir con los estereotipos marcados. El lema casi seguro es rejuvenecer o morir.

Sin embargo, la protagonista de «Pretty Woman«, quien se ha destacado por su espectacular belleza natural, a sus casi 55 años, ha decidido ir en contra de la corriente arriesgando demasiado en una industria que no perdona.

Julia Roberts confiesa haberse atrevido a renunciar a los retoques a costa de perderlo todo

La reconocida actriz ganadora de un premio Óscar y tres premios Globos de Oro, reconoce que durante mucho tiempo estuvo tentada de someterse a procedimientos quirúrgicos, debido a tanta presión existente en el medio artístico.

Aseguró que un gran número de representantes le comunicaron que obligadamente tenía que operarse si quería seguir vigente en las pantallas de Hollywood.

Y es que, es bien conocido por todos que Julia Roberts es particularmente gesticular, y por eso, con el paso de los años, se le evidencian algunas arrugas y líneas de expresión.

Pero, ella llena de valentía, y segura de que su talento va mucho más allá de un rostro sin arrugas, decidió desobedecer a las etiquetas. Y, con total libertad y autenticidad, prefirió amarse y aceptar el paso de los años como algo natural, mostrándose como ella es.

En una entrevista exclusiva para la revista You, se revelaron sus sinceras confesiones que dan mucho de qué hablar en las redes. Admitió que asumió el riesgo de no hacerse ningún arreglo, dado que rara vez se preocupa por la apariencia de su piel.

“Me arriesgué mucho al renunciar a la cirugía” dijo Julia Roberts.

Lo mejor de todo es que a través de su perfil de Instagram, se encarga de publicar fotos de su rostro sin una gota de maquillaje, ni filtros, dejando ver que las mujeres sin retoques son incluso más bellas.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Julia Roberts (@juliaroberts)

De esa manera, la actriz invita al sus casi 10 millones de seguidores a abrazar la edad como un privilegio, algo que realmente pocos saben apreciar. Ella asegura que no existe ninguna razón contundente por la que se deba tratar de ocultar la experiencia que dan los años y todo lo vivido.

Así y todo, es admirable saber que la pelirroja de sonrisa perfecta, se convirtió en la primera actriz en ser considerada la intérprete más rentable en Hollywood.

De ahí que la decisión de Julia Roberts marque un antes y un después en la industria cinematográfica, y se traduzca en un acto digno de imitar y difundir por el mundo.

Y es que, es lamentable que la mayoría de nosotros hayamos sido criados en un contexto donde encajar en las expectativas impuestas por la sociedad, como una figura delgada, un vientre plano, o no tener arrugas, sea un imperativo.

Estos tristes estereotipos pretenden encasillarnos como exitosos o fracasados según cumplamos o no con esos patrones de belleza, que solo se ven en Instagram, de por sí falsos, irreales a inalcanzables.

Julia Roberts, sin embargo, va por delante con un mensaje contundente contra la industria, haciéndoles ver a los grandes representantes que para asegurar el éxito es mucho más importante el talento personal, el rigor en el trabajo, y la empatía, que la edad.

Ya es hora de que todos aprendamos a valorarnos y querernos como somos, cuando así lo hagamos desprenderemos la verdadera belleza que nace del interior.